• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Oscar Hernández Bernalette

Los cancilleres de Unasur y la corrupción

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La comunidad internacional está acostumbrada a denunciar a Estados Unidos. Es como una especie de deporte global de la burocracia mundial. Es raro no ver un comunicado en bloque de los No Alineados, de los grupos latinoamericanos, africanos, asiáticos en el que acusaciones, advertencias y hasta amenazas al imperio no se reflejen. Sin embargo, pocas veces se denuncian los múltiples atropellos que muchos gobiernos hacen a sus respectivas poblaciones o naciones, porque, al fin y al cabo, los países son soberanos y no debe ningún otro “intervenir” en los asuntos internos. (Preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas).

Escasos son los países, incluidos reconocidos aliados del imperio, que en estos grupos se atreven a discernir o tratar de suavizar una demanda o acusación antes de que el latigazo del vendepatria, pitiyanquismo o lacayismo se use para poner en riel al que se atreva a decir “que sí, pero no es tan así”.

Me imagino en esta ultima reunión de cancilleres, presidida por Samper, el mismo que sin mayor escándalo aceptó la orden ejecutiva de Clinton en 1995 para Colombia y que sigue vigente, lo fácil que les fue condenar a Obama por la decisión hacia Venezuela cuyo texto similar a todos los semejantes hechos por sus antecesores tiene las palabras mágicas “amenaza contra la seguridad de Estados Unidos”. Sin duda, cualquier comunicador, sin pensarlo mucho, encontraría la frase que sirve para voltear la tortilla. El que denuncia terminó denunciado. Por supuesto, la referencia a violación de derechos humanos y a funcionarios corruptos no es relevante.

Entonces nos preguntamos, será que alguno de estos cancilleres, por supuesto no el señor Patiño, le preguntará a algún funcionario venezolano, ¿será verdad lo que dicen que desde el gobierno se han robado millones de dólares que les pertenecen a sus gentes? Y ¿por qué será que insisten en que ustedes violan los derechos humanos?

Es cierto que ninguna intervención es buena y los venezolanos ni aceptaremos, ni la queremos, en caso de que estuviera planteada como dice el gobierno. No obstante, recordemos que el preámbulo a la destrucción de una nación antes que “invasiones” es la violación de derechos humanos, la corrupción y la ausencia de democracia.