• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Oscar Hernández Bernalette

Propaganda subliminal

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fuera de Venezuela difícilmente podrán entender la dimensión del abuso en el manejo de la propaganda oficial que de manera reiterada se extiende a lo largo y ancho del país. Es una obsesión por publicitar un bienestar que no se corresponde con la realidad que los ciudadanos padecen a diario. Venezuela tiene un gobierno capaz de lograr consenso mundial para un puesto en el Consejo de Seguridad, y, sin embargo, no se puede sentar en franco diálogo con la otra parte del país que lo adversa. Le hace perder 1.600 millones de dólares a la nación por un litigio con Exxon y lo celebra descaradamente como un triunfo. Lanzan un llamado mundial para combatir el ébola pero no reconocen el deterioro de la salud en Venezuela.

Entre los grotescos usos de la propaganda oficialista encontramos una nueva cuña oficial que nos deja perplejos por la manipulación, por su abuso y desconsideración con los más necesitados del país. Se trata de una señora que exalta que gracias a Chávez ella tiene una vivienda. Le reza y sabe que su hijo (Maduro) continuará la labor. Suena conocido. Dios, y su hijo Jesús designado para seguir el trabajo del padre.

Este tipo de mensaje subliminal es abusivo y, contrariamente a lo que piensan los propagandistas de turno, genera una gran indignación entre la gente humilde, que también va descubriendo que todo forma parte de un montaje acompañado de un gran abuso de los medios de comunicación. Poco a poco la gente ha descubierto la ineficiencia, las corruptelas, el abuso del poder y el uso de los medios del Estado para crear una realidad de fantasías que no se corresponde con lo que la gente padece.

El chavismo tiene el derecho de magnificar dentro del PSUV a su líder. Lo que no deben es usar los recursos del Estado para tal fin y olvidar que, así como hay una parte del país que creyó en Chávez, una gran mayoría lo considera el responsable del desastre nacional. Solo el tiempo decanta el sitial de los hombres en la historia.