• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Miami sin consulado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es una política cruel y de una bajeza insólita. Miles de venezolanos residentes en esa ciudad y los alrededores sufren las consecuencias del cierre de uno de los consulados más importantes para el país. La venganza no tiene límite. Hacer padecer a los miles de compatriotas que allí residen, la mayoría de ellos que poco tienen que hacer con la política y que ya de por sí tienen que sufrir las consecuencias de haber emigrado y dejado su patria, no es cualquier cosa encontrase con tamaña bofetada que fue la de cerrarles unas de las ventanas directas que tenían con el país.

No son pocas las funciones que deben cumplir nuestras representaciones consulares en cualquier parte del mundo para ayudar a sus connacionales, tales como: protección y apoyo, otorgar visas, pasaportes, actos de registro civil, partidas de nacimiento, legalización de documentos, poderes especiales, visados para tránsito de cadáveres, además de otras relacionadas con el fomento de las relaciones comerciales, culturales, etc.

El gobierno de Venezuela con esa decisión absurda no solo dejó desprovisto a un número importante de sus ciudadanos, quienes casualmente viven en la ciudad con más venezolanos fuera de nuestras fronteras, sino que además les genera inconvenientes y gastos que se derivan de la necesidad de trasladarse a otras ciudades para realizar trámites consulares o incluso para ejercer el derecho al voto.

Somos el único país que ha cerrado un consulado no como respuesta a una crisis política con el gobierno receptor o por falta de actividad consular, como nos correspondió por allá en los ochenta con el consulado en Portland, Oregon, sino como castigo contra nuestros propios connacionales.

Mientras que los países de la región buscan ampliar su presencia en Estados Unidos para apoyar a sus emigrados o estudiantes, nosotros les damos la espalda a los nuestros con tan infeliz decisión que, por lo demás, sería una de las pocas oficinas en el exterior que podría generar ingresos por los servicios que prestan.