• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Guyana chess

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se advirtió que el gobierno de Guyana estudiaba una solución judicial para resolver su disputa fronteriza con Venezuela tomando en cuenta opciones que están dentro del marco del Acuerdo de Ginebra firmado entre representantes del Reino Unido, Guyana y Venezuela en 1966 y el cual establece herramientas para la solución pacífica de las controversias entre ambos países en conformidad con el artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas.

Guyana aprovecha la crisis ante la situación que se plantea con la publicación del Decreto 1787, en el que Venezuela crea las Zonas de Defensa Integral Marítimas e Insulares para sacarnos del marco bilateral. Es una estrategia que no se debe aceptar. Hay que hacer esfuerzos por regresar a la diplomacia bilateral. En parte estamos pagando las consecuencias de los cuentos de camino sobre el colonialismo y de actitudes que hacen sospechar a la comunidad internacional nuestro desprendimiento en la reclamación. Hay declaraciones y omisiones que han puesto en tela de juicio nuestra primaria responsabilidad, que es la de mantener nuestra posición de que se respete nuestra reclamación y se negocie dentro de los mecanismos de facilitación que se han acordado.

El gobierno tiene que ser firme y no amenazante. Es lamentable ante crisis como estas recordar que se han desmantelado los cuadros de expertos de nuestra cancillería. Contamos con venezolanos probos que conocen el fondo y que saben qué hay que hacer y decir. Nuestra reclamación no se basa en supuestos ni en una aspiración que se fundó en la debilidad de origen del nacimiento Guyana sino en la cruda realidad de que fuimos víctimas de un despojo.

Nuestra política exterior trabajó con el criterio de que Venezuela y Guyana tenían grandes opciones para complementarse e integrarse. De allí nacieron importantes acuerdos de cooperación y de integración. Nunca se dejó poner en duda nuestra legítima aspiración a la solución de ese conflicto que es vital para el futuro de la nación.

Nuestra reclamación le pertenece al futuro de las próximas generaciones.