• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Francois Moanack y su visión del Caribe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La crisis con Guyana es una buena oportunidad para recordar a Francois Moanack, diplomático venezolano que entendió y diseñó en los años setenta una estrategia internacional para la región caribeña con una visión precisamente enfocada en la complejidad integral que significaba el diferendo con esa joven nación.

Después de muchos años de haber tenido la oportunidad de trabajar con Moanack hoy entiendo más que nunca esa insistencia de este diminuto hombre visionario sobre lo importante que es la transparencia en las relaciones internacionales y lo irresponsable que es que una nación no tenga una política exterior de Estado que trascienda los gobiernos de turno.
Siempre decía que el Caribe era la oportunidad que tenía Venezuela en la práctica para demostrar lo que aspiraba a que se convirtieran las relaciones entre los países ricos y pobres, los grandes y los pequeños. Los países del Caribe son un ejemplo de las naciones que luchan por sobrevivir en un mundo cambiante que fácilmente los impacta.

Cuando Venezuela vuelva a sincerarse consigo misma, no tengo dudas de que a Francois Moanack habrá que hacerle un reconocimiento por el aporte que hizo para dignificar nuestra relación con los países del Caribe. Los innumerables programas de cooperación que desarrolló con la región y que incluye los Institutos para la Cultura y Cooperación son reconocidos y respetados. Afirmaba que se equivocan quienes piensan que la dádiva y la cooperación truculenta les abren el corazón a estos países. Solo una relación de mutuo respeto y una visión de beneficios compartidos garantizarán una política exterior hacia el Caribe que genere interdependencia y amistad duraderas.

Nuestro reclamo ante el despojo al que fue sometida la nación por el laudo arbitral de París nos sitúa más de cien años después en una coyuntura compleja pero de grandes oportunidades que obliga a manejar una política exterior de gran prudencia y sin estridencias. De comprensión histórica y de realismo político hacia esa región.