• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

El Corruptour

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La imaginación del ser humano es infinita. Me pareció extraordinaria la idea del “Corruptour”. Un tour que ofrecen en la ciudad de Monterrey y que bien reseña una nota de El País de España. El leitmotiv es simple, se traslada en una unidad de autobús que en algún momento fue para trasportar niños. Allí verá los rostros de los principales depravadores y consumidores de esperanzas. El autobús circula llevando a los turistas para que conozcan ejemplos de las corruptelas de los gobiernos y los políticos a lo largo del tiempo en esa ciudad. Fue ideado por una ONG, Vía Ciudadana, para reivindicar los derechos electorales de candidatos independientes.

Una franquicia de ese novedoso producto sería una gran oportunidad para tantos emprendedores venezolanos. No sería difícil organizar una ruta que muestre las obras inconclusas, las exageradas sumas de dinero invertidas en proyectos que costaban mucho menos, las oficinas públicas que se han caracterizado por grandes estafas a la nación. Las mansiones de funcionarios públicos a los que con sus salarios les era imposible adquirir los bienes que poseen. El puerto de La Guaria, centro de grandes corruptelas públicas y privadas; las principales obras con las que se enriquecieron muchos, una plaza de contenedores con productos simulada para recordar cómo despilfarraron alimentos como parte de negociados, así como un monumento a los maletines como recuerdo de miles de empresas falsas que hicieron su “agosto” con Cadivi.

Por supuesto, un tour a las primeras piedras, una suerte de pirámides de Egipto que recuerden todas las preinauguraciones con bombos y platillos en obras que no se ejecutaron a lo largo y ancho del país y que le sacaron la piedra a una nación entera.

Por supuesto, una visita a nuestras barriadas más pobres sería obligatoria para revelar la pobreza en que muchos viven, mientras gran parte de la riqueza de nuestro petróleo terminó en los bolsillos de pocos.