• Caracas (Venezuela)

Oscar Hernández Bernalette

Al instante

Oscar Hernández Bernalette

China, ojo visor

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Instituto Parlamentario Fermín Toro organizó un foro con el título “China como actor clave en la escena internacional”, evento que permitió evaluar la inserción de esa nación en el contexto global, en América Latina y en Venezuela.

Nada ingenuo preguntarse qué significa para nuestra región en términos de pérdidas y ganancias la agresiva inserción de China en esta parte del mundo. Razón tenía Bonaparte cuando dijo que cuando China despertara haría temblar al mundo. Así es, China despertó con gran apetito y en menos de tres décadas está transformando el mundo y es un polo de decisión y equilibrio de la nueva política internacional. No se equivocan quienes afirman que el siglo XXI es el siglo de China.

De una economía endógena pasó a una dinámica tanto en su demanda como en el suministro de bienes, servicios y capital. China es uno de los grandes motores globales. Una clase media que ronda el orden de los 150 millones y con expectativas de alcanzar 500 millones para el año 2020.  Una cifra formidable tomando en cuanta su pobreza y población. Su ingreso per cápita se prevé supere el de Estados Unidos en 2016.

China es el segundo socio comercial de América Latina y segunda fuente de las IED. Su demanda comercial se concentra en el sector agroindustrial, petróleo y metales preciosos, lo que ha ayudado a la balanza exportadora. Su papel en las inversiones, innovación y desarrollo es clave para la economía regional. Venezuela y otros países se han beneficiado de la alianza estratégica con el gigante asiático. Con la creación del Plan de Cooperación China-América Latina y el Caribe (2015-2019) se lanza un proyecto ambicioso. China invitó a los países a participar activamente en la construcción del Fondo de Cooperación, y les exigió “hacer buen uso de los préstamos concesionales concedidos de acuerdo con las necesidades y prioridades de los países receptores”. Es obvia su preocupación.