• Caracas (Venezuela)

Orlando Suárez

Al instante

Más tarima, menos aplausos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Contracorriente. A pesar de la escasez de algunos materiales, del excesivo costo de otros, del poco personal y de conflictos laborales, va viento en popa el montaje de la escenografía del Miss Venezuela 2015. El diseño concebido por Richard Rojas trata de sacar el máximo provecho del estudio 1 de Venevisión, extendiendo sus límites casi hasta las paredes y minimizando el espacio tras bastidores. Al ser pensado para un programa de televisión, el poco público presente (familiares de las candidatas, patrocinantes y compromisos del canal) ocupará tres o cuatro filas en gradería. En cuanto a la propuesta estética, predominan los grandes arcos formados por cilindros metálicos y dos estructuras de inspiración gótica colocadas a ambos lados del entarimado para enmarcar a los animadores: Mariángel Ruiz y Leonardo Villalobos, más las invitadas especiales Maite Delgado y María Gabriela Isler. Aún sin haberla visto terminada, en vivo, la escenografía resulta impactante.

Momento culminante. La entrevista con el jurado será decisiva para conocer la identidad de Miss Venezuela 2015. El grupo de aspirantes es bastante parejo y no hay un favoritismo claro, lo cual puede comprobarse en la diversidad de cuadros que se mencionan en los foros dedicados a misses, en las redes sociales y entre los relacionados con el certamen. En orden alfabético, los estados que más suenan son: Amazonas, Anzoátegui, Distrito Capital, Guárico, Lara, Sucre, Trujillo, Vargas y Yaracuy. Un factor que podría resultar fundamental sería el supuesto requisito establecido por los nuevos dueños de Miss Universo, según el cual el límite de edad de las delegadas no podría superar los 24 años. De ser cierto esto, aumentarían las opciones de Lara, Sucre, Yaracuy y Vargas, mientras Anzoátegui y Trujillo viajarían en la raya, si el concurso internacional fuera en diciembre de 2016.

Nervios a mil. Ana Alicia Alba todavía no puede creer que la hayan escogido para participar en el espectáculo de las reinas junto con el mítico Luis Silva y al arpista Johnny Méndez. La periodista barinesa entró el viernes al estudio de grabación para montar la voz, siguiendo las directrices del maestro Isaías Urbina. Para ella, el reto es doble, porque además de ser su primera presentación como cantante ante el público, los productores le escogieron un pajarillo que aumenta la velocidad de lo que suele interpretar entre íntimos: tonadas.