• Caracas (Venezuela)

Orlando Suárez

Al instante

Semillas en Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más allá de las controversias que suelen rodearlos, bien por los resultados o bien por los entretelones, los concursos de belleza continúan manteniendo su encanto. Tanto así que el 30 de agosto se celebrará la primera edición del Miss Houston Venezuela, en el Omni Hotel & Resorts Four Riverway de la ciudad texana. Intervendrán 17 candidatas unidas por un requisito indispensable: ser venezolanas por nacimiento o ser hijas de emigrantes venezolanos, residenciadas en el lugar. La ganadora recibirá premios en el orden de los 5.000 dólares y la promesa de recibir el impulso necesario para incursionar en el mundo del modelaje. A la cabeza del certamen se encuentra la empresaria criolla Rosanna Poleo. Y, para aumentar el atractivo, los organizadores decidieron invitar a Miss Venezuela 1984, Carmen María Montiel, como integrante del jurado.
 
¡Ring ring! A propósito de concursos, esta semana se concretó la firma del dúo zuliano Caibo como parte de la atracción musical de la elección de Nuestra Belleza Venezuela, programada para el próximo jueves en el salón Plaza Real del hotel Eurobuilding. Al momento de sellar el contrato recibieron el cheque correspondiente a la cancelación de sus honorarios. Por cierto, se comenta en los pasillos que varios mánagers de talentos nacionales fueron sorprendidos con llamadas que los alertaron de un supuesto veto en La Colina si aceptaban formar parte del nuevo concurso.
 
Cuestión de territorio. Hasta última hora los creadores de Nuestra Belleza Venezuela evaluaron la posibilidad de sumar una banda a las 24 que representan los estados del territorio nacional y la cual seguramente hubiera dado mucho de qué hablar: Esequibo. Sin embargo, desistieron de la idea para tratar de mantener el concurso alejado de connotaciones políticas.
 
Golpes virtuales. La joven actriz Sheryl Rubio no tuvo la misma suerte y cayó en las redes de la polarización. Un tweet del presidente de TVES, Winston Vallenilla, dándole la bienvenida al canal, desató la controversia. No obstante, se pudo conocer mediante un comunicado que la relación entre la novia de Lasso y la televisora es de forma indirecta, pues la chica firmó contrato con la empresa TC Televisión de Ecuador para integrar el elenco de una serie que antes de ser grabada fue adquirida por Vallenilla con la intención de que se transmita por TVES. Ahí el origen de la fotografía que produjo tanto revuelo.