• Caracas (Venezuela)

Orlando Suárez

Al instante

Drama a ritmo de bolero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una más. Sorpresa causó el anuncio que hizo Venevisión del comienzo de la preproducción de una telenovela escrita por Carlos Pérez, que pasará a la siguiente fase (grabaciones) en agosto. La razón es que durante la reciente feria de Natpe (encuentro anual de los productores de televisión del mundo, que se celebra a comienzos de año en Miami, con la intención de mostrar sus catálogos en busca de compradores) fue fuerte el rumor de que el canal de La Colina mantendría una operación mínima durante 2015 y que, específicamente en el campo viperino, se conformaría con terminar Amor secreto.

Algo de traición. Según ha trascendido, la nueva historia dramática de los tigritos llevará por nombre Entre tu amor y mi amor y está basada en el conocido bolero “Perdón”, cuya autoría se adjudica a Pedro Flores y Daniel Santos. Vale recordar que el escritor aplicó la misma fórmula en su anterior propuesta De todas maneras Rosa, tomando una canción para desarrollar la trama amorosa que en el presente caso será regida por la traición. Por ahora, solo está armado el equipo de producción y dirección con Carolina de Jacobo y Yuri Delgado a la cabeza, respectivamente. Ni los protagonistas ni el elenco han sido definidos.

Por la mitad. Mientras eso sucede, siguen en marcha las grabaciones de Amor secreto, protagonizada por Miguel de León y Alejandra Sandoval. A pesar de estar trabajando desde el año pasado, solo hay 52 capítulos cerrados de los 120 que tiene la historia, por lo cual calculan que terminarán entre junio y julio. Comentaba alguien vinculado con la telenovela que el gran detalle radica en que los contratos artísticos fueron firmados en abril de 2014 y los montos de entonces no se corresponden con los efectos ni de la inflación ni de la devaluación. Todavía no hay fecha de estreno.

¿Y por qué? La tristeza que generó la partida de la primera actriz cómica Irma Palmieri, quien falleció el jueves pasado, tiene un matiz particular: durante sus últimos años de vida se sintió decepcionada del medio artístico por la forma en que trataba a sus talentos mayores. Por eso rechazaba las entrevistas para hablar de sus tiempos de gloria con personajes inolvidables como Hortensia y Pepito Preguntón, el pequeño que retaba la paciencia de cualquier mortal preguntando constantemente “¿y por qué?”. Junto con el recuerdo dulce de las carcajadas está el amargo de una despedida sin los aplausos oportunos.