• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Leopoldo Martínez Nucete

¿Por qué la visita de Shannon?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace pocos días el gobierno montó toda una campaña contra la supuesta agresión “gringa” frente a la orden ejecutiva del Presidente Barack Obama, quien emitió sanciones contra un grupo de 7 funcionarios del régimen por su responsabilidad política en la violación de derechos humanos. ¡Hasta maniobras militares fueron convocadas!

Entre tanto, el encargado de negocios de Venezuela en Washington le transmitió al Departamento de Estado el deseo del Presidente Maduro de mejorar la relación con Estados Unidos,  y en su nombre le extendió una invitación a Tom Shannon (Consejero Permanente del Secretario de Estado John Kerry, y hombre de gran peso en la diplomacia del norte), para reunirse en Venezuela con su gobierno y trabajar en una distensión. Obviamente, el tema de las sanciones tuvo su impacto más allá de la retórica, a lo interno del chavismo.

Paralelamente, un grupo de importante de gobiernos en Latinoamérica, como era previsible, expresó su rechazo o preocupación (son dos reacciones diferentes que se expresaron) por el regreso a un esquema de sanciones unilaterales de Estados Unidos en la región. Nunca ha sido bien recibido ese enfoque de la política exterior de Estados Unidos en la América Latina, así que en ese frente nada nuevo.

La diplomacia de Estados Unidos recibió el mensaje del gobierno Venezolano y entendió que un asunto jurídico (el lenguaje estatutario del decreto de Obama) había sido convertido en un tema político a través de una hábil tergiversación de palabras. Además, de cara a la Cumbre de las Américas en Panamá lo inteligente era evitar que este ruido perturbará la agenda. También en los pasillos de Washington se escucha a muchos asesores procesar el planteamiento, acertado por demás, que debe bajarse la presión unilateral, porque el gobierno de Maduro la utilizaría como excusa para intentar cambiar su suerte en las elecciones parlamentarias, que la verdad el gobierno las tiene, a la fecha, perdidas de calle; y esto con mucha dificultad de recuperación política ante el caos económico agravado ahora por la dramática e irreversible caída de los precios del petróleo.

En consecuencia toda está muy claro. Las sanciones son de efecto interno en Estados Unidos (revocatorias de visas y congelamiento de activos) contra individuos, no contra el país. Su efecto es persuadir al gobierno del tipo de conductas antidemocráticas e ilícitas que no pueden continuar en el marco de compromiso interamericano con la democracia y el estado de derecho. El objetivo es producir una rectificación y convocar al diálogo civilizado para resolver los graves problemas que aquejan a Venezuela y deben preocupar a toda la región.

Las cartas están echadas, y el gobierno que se deje de excusas y maniobras políticas o nacionalistas. Vamos al grano. Al país lo está afectando una grave crisis económica, política y social. La inflación y el desempleo les restan toda esperanza a los venezolanos. La inseguridad cobra más vidas en las calles del país que las que ocurren en una guerra. El flagelo de la corrupción hace estragos en la sociedad. El sector privado productivo está paralizado y Pdvsa muy comprometida, con los niveles de producción cayendo al igual que los precios del petróleo. Con más de 200 millardos de dólares de deuda encima, Venezuela no encuentra quien le preste dinero para equilibrar sus cuentas externas con base en un plan viable y coherente de recuperación nacional. Sin dinero fresco, que sólo vendrá de forma sistemática cuando exista una profunda rectificación económica, continuará la escasez.

En síntesis, en todo el continente se ha escuchado una sola voz de preocupación (con acciones concretas, al margen de las críticas) frente al déficit democrático que se vive en Venezuela: la de Barack Obama.

Ya Obama aclaró todo. Ahora Maduro que le explique al país que va a hacer frente a esta situación de crisis que consume a Venezuela como resultado exclusivo de las acciones de su gobierno.

Nos leemos por Twitter @lecumberry