• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Franck Viloria

Una vida (II). Gabriel García Márquez

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La casa editorial Bloomsbury, responsable de la primera biografía oficial sobre Gabriel García Márquez, escrita por Gerald Martin (noviembre 2008), ha demostrado con la publicación de 1 millón de copias del libro, su convicción de que el Gabo es el escritor internacional más popular de los últimos cincuenta años. La magnitud del tiraje muestra también la importancia que se asigna a las biografías en el mercado anglosajón de libros, donde lectores y autores tienen formación académica y en general son conocedores del sujeto que se investiga. El biógrafo anglosajón es historiador, analista, crítico literario o político, pero sobre todo una suerte de detective visionario que descubre cosas más allá de la crítica del trabajo realizado.    

El eje del trabajo que nos ocupa enfatiza interesantes aspectos de la vida de García Márquez: la tensión entre ser una celebridad y su calidad literaria, la actividad política y su escritura y sobre todo entre el poder, la soledad y el amor; el contraste entre su ancestral caribeño y el autoritarismo deprimido del altiplano bogotano; su consciente y extraordinaria retirada de Macondo, con su realismo mágico generador de fama y riqueza, hacia una escritura de gran simpleza y economía como en El amor en los tiempos del cólera y en Memoria de mis putas tristes

Martin se entrevistó regularmente con el Gabo a través de los años de la investigación. Además entrevistó a más de 300 personas, incluidos Fidel Castro, Felipe González, varios expresidentes de Colombia y escritores de la talla de Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa y Álvaro Mutis. En esa larga lista aparecen también la esposa e hijos, la madre, hermanos y hermanas, su agente literario, traductores y otros colaboradores profesionales, sus mejores amigos e incluso alguno de sus detractores.  El autor se mete completamente en el mundo de García Márquez y, sin perder nunca su perspectiva crítica, revela facetas del escritor como ser humano, periodista y como creador literario. 

La intrincada red que armó Martin es comparable con un sistema de información de los que hoy solo pueden ser elaborados con un complejo software profesional. Leyendo los cinco primeros capítulos del libro se aprecia cómo a través de las entrevistas con familiares y amigos se van delineando acciones del Gabo que luego son confirmadas en alguno de sus escritos; se pone en evidencia así una estrecha integración entre la metodología del historiador y la del detective que produce como resultado un libro maravilloso.

A través de su lectura podemos conocer que la formación y disciplina intelectual la obtuvo el Gabo de su abuelo “el Coronel”, con quien permanecía no menos de 18 horas al día: salían a caminar todos los días y una vez a la semana iban al cine. Todos los días, Gabito tenía que hacerle al abuelo una sinopsis de lo ocurrido el día anterior y de la película vista. Lo incitaba a leer el diccionario, “que sabía más que el papa en Roma”. Nos enteramos también de su ingreso al Colegio Montessori, con su sistema educativo de avanzada y de que el Gabo escribió mucha poesía en su adolescencia y, aunque nunca se ha sentido orgulloso de ella, recalca que le “abrió el camino de la prosa”. Allí podemos ver que estudió Derecho en Bogota, ciudad que odiaba por su clima y el carácter de su gente. El Caribe, la costa, lo llamaba y entonces se va a Cartagena donde intenta continuar sus estudios, pero en 18 meses sólo asiste a 37 clases. El periodismo y la lectura rigurosa lo atrapan, además de las parrandas diarias con otros intelectuales.  Estos tiempos en la costa son su verdadera formación como escritor.