• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Froilán Barrios

Hay victorias que matan

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Definitivamente es desesperante la insistencia gubernamental en cadenas y cadenas de medios, para imponernos su versión de los resultados electorales del 8-D y su victoria arrasadora donde no hay margen para oposición de ningún tipo. Menospreciando al elector quien ese día participó a pesar del abuso de poder como jamás hubo en la historia política venezolana.

¿En realidad que nos demuestran cuantitativa y cualitativamente estos resultados municipales?  Que el Oficialismo ganó pero retrocedió en el control del poder municipal, entre tanto la MUD perdió pero avanzó, no lo que se esperaba, siendo significativo su progreso en las principales capitales de estados. Lo que determina una revisión urgente en la dirección opositora de cara a la nueva etapa política de 2014 en adelante, por resultados como éstos en otras realidades políticas la dirigencia pone sus cargos a la orden del electorado.
Y es que en definitiva la lectura de los comicios políticos hay que ubicarla en el contexto regional y local, donde los 337 municipios son una historia particular que se debe analizar para ser mas objetivo y sobrepasar la desgastada visión roja o azul de la política nacional, donde cada referencia política se pretende justificar ante sus seguidores, cuando la realidad es otra.

Tomemos un caso el comportamiento electoral del Estado Táchira, este electorado votó a favor de Capriles en las elecciones de Octubre 2012, y en tan sólo meses votó a favor de Vielma Mora calificado como un gerente público eficaz y reprobando al mismo tiempo la gestión del gobernador Pérez Vivas. Pues bien para abril 2014 en tan sólo 4 meses el triunfo de Capriles fue arrasador y en materia de Municipales fue una paliza la propinada al sector oficialista en todo el Táchira. Lo que ha reflejado que el electorado ha madurado sumamente y ha demostrado no entubarse, sino a su conveniencia y a su percepción del gobernante. Igualmente a mi criterio pienso que tanto Ismael García en el Municipio Libertador, como Pérez Pirela en Maracaibo fueron calificados como forasteros por el electorado, de allí que no despertaran la identidad y la emoción necesaria para vencer en los respectivos procesos.

Para Nicolás Maduro efectivamente el resultado de las municipales ha significado un respiro ante el cuestionamiento nacional e internacional de su mandato, en un contexto que exige otra política diferente al odio y al resentimiento que se destila en cada cadena presidencial y en el comportamiento  de sus seguidores derrotados en los recientes comicios. Quienes en su despecho por la derrota se han dedicado al pillaje y a la usurpación de los bienes de los municipios y de las competencias de los alcaldes contando con el beneplácito y la mirada compinche del palacio de Miraflores.

Cuando uno ve en el escenario internacional el triunfo reciente  de la coalición de centro izquierda de la Bachelet en Chile y la coalición entre el gobierno socialcristiano en Alemania de la Merkel   y el Partido de la Socialdemocracia (SPD), nos damos cuenta de la calaña que nos gobierna.