• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alberto Quirós Corradi

La unidad a juro (II)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La semana pasada analicé (El Nacional, 26-06) lo que en mi opinión podría dividir a la oposición. Hoy examinaremos lo que divide al régimen. Un campanazo lo dio la carta de Giordani, cuya importancia solo estriba en que documentó lo que todo el mundo sabía: 1) Que en el régimen la corrupción es galopante. 2) Que Maduro no le hacía caso (menos mal) y 3) que en el chavismo hay un grupo radical que todavía cree en el cuento del socialismo del siglo XXI y en el Plan de la Patria. A esta altura, permítanme una digresión. El mayor error de Maduro ha sido hablar y hablar y recordar a cada instante al difunto, conversar con su espíritu a través de un pajarito y dormir en La Montaña frente a su féretro. A Maduro lo han responsabilizado, injustamente, por el desastre que le dejó Chávez. Sin embargo, el aumento de la inflación, la escasez y las protestas populares son responsabilidad de Maduro, quien, con el aparente apoyo de la cúpula militar, ha aceptado la represión por ser la única manera que conocen los uniformados para administrar el caos. Pero si la crisis se agudiza, aumenta la protesta popular y Maduro y su régimen pierden el poco apoyo popular que todavía tiene, las bayonetas no tardarán en retirarle su apoyo y aquí puede ocurrir cualquier cosa.

El ala radical del régimen, que todavía cree en pajaritos preñados, es una clara, aunque peligrosa, minoría pero, después de llevar a Chávez a poco menos que a olor de santidad, será difícil cambiar drásticamente de rumbo sin riesgo de provocar una rebelión interna que puede derivar en un conflicto armado. La tragedia del chavismo es que no puede seguir gobernando bajo los postulados del “Plan de la Patria” porque la economía, la política y los militares le pasarán factura. Pero si toma las decisiones apropiadas como la unificación cambiaria y su suspensión gradual, sincerar los precios de bienes hoy subsidiados, que son muchos, incentivar al sector privado y despedir al gabinete, sobre todo al que hoy parece el hombre fuerte (Rafael Ramírez), en un periodo más o menos corto, se disparará la inflación y la pobreza aumentará críticamente, lo que causará más protestas populares y Maduro será, para muchos, un traidor. A mí no me preocupan las pugnas internas por el poder ni de la oposición ni del régimen. No creo que las supuestas diferencias entre Maduro, Cabello, Rodríguez, Ramírez y otros tengan mayor importancia. El problema es cómo mantendrá el régimen el apoyo militar cuando ya hay oficiales que han dicho que “si hay que cambiar de rumbo, pues así será”, palabras más, palabras menos. El gran dilema del régimen es que no se puede sacudir la memoria de Chávez y sus instrucciones póstumas, so pena de crear un estado peor de ingobernabilidad que el actual.

Algunos piensan que ya el régimen escogió el sistema económico y político de China (gobierno autocrático y economía capitalista) que impondrá poco a poco. No creo que funcione. A la primera medida drástica, como, por ejemplo, aumento de la gasolina y reducción de otros subsidios, se le llenarán las calles de protestas violentas.

Este es un país de transporte terrestre, un aumento de la gasolina no solo encarecerá el transporte público, sino el de bienes y servicios que recorren grandes distancias desde los sitios de producción hasta los centros de consumo. Agréguesele a todo lo anterior el deplorable estado de Pdvsa, cuyas mentiras, sobre sus resultados financieros y operativos, así como su promesa de aumentar la producción petrolera a futuro, ya no cabe en el farragoso y pesado volumen de sus resultados financieros y operativos de 2013. Ni se molesten en leerlo. Ya ni las falsedades “cuadran”. El día que Pdvsa cambie de directiva, sus auditores tendrán mucho que explicar.

En resumen, si la unidad de la oposición es difícil, la del chavismo es poco menos que imposible, así como lo son las soluciones que proponga Maduro para salir del caos.

Lo peor del caso es que si alguien lo reemplazara también lo tendría bien difícil.

PD: Lo que todavía no sabemos es si Maduro tiene el apoyo de los militares o si son ellos los que gobiernan.


albertoquiros31@gmail.com