• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Rafael Bello

La unidad es el compromiso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tiene la fuerza de la razón el sentimiento que está presente en los venezolanos de la recurrencia de esfuerzos en la construcción de la convergencia unitaria. Ese esfuerzo transita el espíritu desprendido de una conducción política dirigente opositora por sobre la mezquina intención del cálculo electorero. De un cálculo fuera de todo sentido lógico cuando nos enfrentamos al abuso de poder en todas las instancias. Esa actitud meramente electorera desdice notablemente de la conducta superior de la lucha por la libertad. Por lo que ese sentimiento venezolano de la lucha consecuente y permanente por los valores fundamentales del sistema democrático, abraza la voluntad de millones de seres humanos que abrigan esperanzas de comportamientos elevados en la conducta dirigente opositora.

Hay, en consecuencia, ante este cuadro descompuesto que representa lo que altera la vida de los ciudadanos en el diario hacer y en el empeño posible de sobrevivir, por sobre las penurias persistentes y el abuso manifiesto del poder, la determinación de millones de hombres y mujeres en todo el territorio nacional, de abrirse paso en la conquista de los derechos que le son inherentes al ser humano. Es por lo que se lucha y esa lucha tiene tropiezos pero, ante la grandeza de lo que representa en la vida de esos millones de venezolanos, la libertad, vence las dificultades y surge el ideal común del entendimiento en lo que la patria reclama. Esa es la actitud que avanza capaz de superar dificultades y prodigar acuerdos sustanciales para transitar vías democráticas y trabajar en la reconstrucción de Venezuela.

Son las demandas de una sociedad que hizo suya la condición inequívoca de ser libre y entregarle al mundo el trascendente esfuerzo de capitalizar la voluntad de la razón por sobre la odiosa pretensión del personalismo dictatorial. Y es esa actitud de los ciudadanos del pensamiento libre, lo que es capaz de vencer las tinieblas, en la convocatoria luminosa del pueblo en la calle, abrazado en eterna y valiente causa de los derechos del hombre libre frente a la opresión. Este es el pueblo que mira la nueva dimensión del esfuerzo de sus hijos que no ha de perderse por cuanto es la gloria lo que está sembrado y, por tanto, eternizado en el devenir del tiempo por generaciones.

Este esfuerzo venezolano de la juventud estudiantil y sus entusiastas constructores de la nación que se afinca en el saber, en el trabajo persistente y en la honradez de sus ejecutorias, no cede jamás ante la ominosa pretensión dictatorial. Por el contrario, asume con determinación la defensa de la identidad nacional en los valores supremos de la nacionalidad, la independencia y la libre determinación de su voluntad democrática. Esos son fundamentaos que la pretensión dictatorial jamás podrá vencer. Jamás.   

Tenemos por delante los venezolanos el compromiso de la unidad nacional. De lo que representa un sentimiento de identidad y propósitos para hacer posible la luminosa razón existencial de la paz. Es en lo posible nuestra capacidad de desprendimiento para acercar encuentros y abrir senderos de unión para devolverle a Venezuela la riqueza de su identidad democrática y el derecho insustituible de la justicia, así como la convivencia social en sus requerimientos del conocimiento y el saber.  Nada es tan valioso como nuestra capacidad reflexiva para enmendar errores y asumir con crecer las exigencias que demanda la reconstrucción de Venezuela. Unidos con la libertad en el alma venceremos todos los obstáculos y seremos capaces de reconstruir la Venezuela en  plenitud de sus derechos democráticos. Para hacerlo posible, la unidad es el compromiso de todos.

E-mail: bello.rafael@yahoo.es