• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alberto Quirós Corradi

Se trancó el juego

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Píldora uno

Leopoldo

Al momento de escribir esta píldora se acaba de entregar a la Guardia Nacional el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López. Si la estrategia de Leopoldo es atizar más las protestas populares por su entrega, el gambito es peligroso si el resultado es terminar preso. Me temo que aparte del desgaste físico que inevitablemente sufrirá y hasta los peligros para su vida, está la posibilidad, ya comprobada en otros casos, de que después de protestas y comunicaciones a las autoridades y denuncias ante los organismos internacionales, el olvido empiece a sembrarse en la conciencia pública y, aunque no sea del todo así (Simonovis) eso no ayuda mucho ni al preso ni a su causa. Además, la protesta con López preso es mucho menos efectiva que la protesta de la calle liderada por él y otros ciudadanos opuestos al gobierno. Sustentamos lo que palabras más, palabras menos dijo alguna vez Rómulo Betancourt: “Político no debe dejar que lo pongan preso”.

Ojalá que el régimen actúe con prudencia en este caso.

 

Píldora dos

Salir del gobierno

Calixto Ortega afirmó, en un programa de televisión, que Leopoldo López era un irresponsable porque había respondido a una pregunta “hasta que salgamos de este gobierno”. Eso, según la visión de Ortega, es prácticamente una invitación a la rebelión y al golpe de Estado. “Salir” de este gobierno puede suceder constitucionalmente, por referéndum revocatorio, por una Asamblea Nacional Constituyente o por renuncia de Maduro. La otra opción, la del golpe de Estado, solo puede ejecutarlo la FAN, por ahora afecta al régimen, (lo único posible sería un autogolpe). Para concluir, la intervención directa del imperio es inimaginable e innecesaria. El régimen, por su cuenta, toma las medidas para incrementar día a día la posibilidad de no concluir su mandato.

 

Píldora tres 

La marcha oficialista

La marcha de los trabajadores petroleros para firmar su contrato colectivo (CC) lo que demuestra es que: 1) Pdvsa está totalmente politizada. 2) Tiene más empleados que los que requiere. 3) En la marcha había también los que protestaban contra el CC firmado. (No sabemos si aprobaban un aumento salarial de 90%, como dijeron algunos dirigentes sindicales, o si protestaban por uno alrededor de 60%, como afirmó Rafael Ramírez). 4) Que el resultado del CC no era algo para celebrar se confirmó con las palabras iniciales del dirigente sindical petrolero, oficialista, Wills Rangel, cuando dijo que “el contrato colectivo es irrelevante, lo importante es la revolución, Chávez, etc.”, es decir, la marcha convocada para celebrar la firma del CC terminó siendo una más de adulación y respaldo a la “causa”. Luego se presentó un cantante que dijo que prefería comer basura aquí que comerla en otro país. Allá él. Muchos no nos conformamos con comer basura en ninguna parte.

 

Píldora cuatro

El discurso

Maduro convocó al combate por la defensa de la paz. Una vez más, al hablar de paz, declaró la guerra. Aplausos para la FAN. Reconocimiento a VTV y a la policía. Calificó la manifestación de Leopoldo López de fascistas. “Ya está en manos de la justicia”. Luego más de lo mismo. Provocó sin necesidad a Santos. Esperemos respuesta. Hasta este momento nada del CC. Lo único fue darle a la faja petrolífera del Orinoco el nombre de Hugo Chávez Frías, es decir, un himno a la destrucción de nuestra industria petrolera que desaparecerá del lenguaje popular como se han derrumbado las estatuas que el totalitarismo erigió a sus falsos héroes.

Por fin, ante una manifestación agotada, firmó el CC, ante la indiferencia de la gente, seguido de otro bla, bla breve. Sobre los beneficios del CC: ¡Nada! Así estará vacío de contenido.

PD: Ante las múltiples protestas y discursos, de lado y lado, muchos de ellos desarticulados y sin que nadie apunte a una estrategia clara, el juego está trancado por confusión de las partes.