• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Gustavo Roosen

No toma vacaciones

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La educación no está de vacaciones. El tema educativo debería ser preocupación de todos los días para todos los venezolanos. La realidad, desafortunadamente, es que aun siendo medular como es no se encuentra en el primer lugar de la atención ciudadana ni de sus dirigentes y su gobierno. El dramático hecho de que no figure en las escalas con los más altos números como una preocupación vital no califica, sin embargo, su importancia. Resulta alentador, por lo mismo, constatar que hay quienes siguen ocupándose de un tema tan crucial y continúan trabajando por dar contenido a ideas como la de la calidad de la educación, concepto que pareciera fácil de enunciar como aspiración, pero harto complejo a la hora de definir su alcance y los medios para conseguirla.

Atendiendo a esta urgencia, más de 800 educadores, expertos, gerentes del hecho educativo, organizaciones sociales, gremiales y académicas se reunieron en Caracas, en la Universidad Católica Andrés Bello, en la primera quincena de julio, en el Encuentro Nacional “Por una educación de calidad para todos”. Su propósito era justamente debatir sobre la educación y ofrecer propuestas capaces de concretarse en políticas públicas.

El encuentro congregó experiencias muy diversas sobre las formas de estudiar nuestra realidad y de proponer acciones orientadas a superar el deterioro generado en este terreno. Las propuestas estuvieron orientadas a pensar al país con un criterio de futuro, uno que a cada paso se nos está tornando más exigente de cara a un mundo global que evoluciona a gran velocidad en lo educativo y lo tecnológico. Allí se abordó el establecimiento de bases para un currículo de calidad, pasando por las relaciones entre educación, trabajo y economía, la educación para la convivencia, la definición de un nuevo modelo de relaciones entre escuela, familia y comunidad, y la figura del educador como elemento clave de una educación de calidad.

Pensado como un foro para propuestas realizables, su resultado está estrechamente ligado a la capacidad para abrir la discusión a la sociedad, y para llegar a quienes deben formular y activar políticas públicas. Así, poco valor tendrían las propuestas sobre educación para el trabajo sin el concurso de los empleadores; la participación de la familia y la comunidad no pasaría de gesto declarativo sin la efectiva incorporación de estos actores; el reclamo de actualización en infraestructura y de acceso a las nuevas tecnologías de información y comunicación no tendría mucho efecto si no llegara a quienes están en capacidad de incorporar estas urgencias a los presupuestos. Igual podría decirse de las propuestas relativas a más amplios y exigentes sistemas de evaluación, a la atención prioritaria a la figura del maestro, a su formación y reconocimiento.

El especial interés prestado al educador revela la voluntad de pensar el tema desde su base. Así debe entenderse la insistencia en declarar la profesión docente como estratégica para el desarrollo nacional y en pronunciarse por el rescate y dignificación de la figura del maestro y del director de escuela, la actualización de los currículos para su formación, la creación de un efectivo sistema de supervisión y evaluación, la consolidación de la carrera docente sobre la base de preparación, méritos y logros.

Al llamado oficial de incorporar propuestas para el diseño curricular, la respuesta de los participantes ha sido la definición de un currículo ajustado a la Constitución, específicamente en lo relativo a los valores democráticos de libertad y pluralismo, y a la misión y visión del tipo de país y de ciudadano al que aspiramos; un currículo fundamentado en la necesidad de ofrecer una educación de calidad a todos por igual, concebido para enseñar a pensar, basado en el desarrollo de competencias y dirigido a integrar las múltiples dimensiones del ser humano.

Dicho en palabras de Luis Ugalde: “Estamos convencidos de la necesidad y urgencia de una educación de calidad para todos. Lo contrario es perpetuar la pobreza de los más pobres. Sin educación no es posible un país democrático y productivo”.

La educación, en resumen, no es tema exclusivo de los educadores ni toma vacaciones.

nesoor10@gmail.com