• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Henrique Salas Römer

Un solo pueblo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fruto de carencias comunes, Venezuela vuelve poco a poco a ser un solo pueblo… y es comprensible que el gobierno, responsable del descontento general, recurra a tretas y acusaciones para ganar tiempo y distraer la atención.

También lo es que a lo interior del régimen, y a la luz del descalabro en puertas, cada cual busque a quién culpar. Tanto, que en esta hora menguada de la revolución, acusaciones sobre planes para asesinar al presidente (las nuevas, porque van 13) no sean más que reflejos del deseo de quienes, a lo interior del proceso, buscan un chivo expiatorio, una vida que ofrendar.

Ayer compareció María Corina Machado, una de las acusadas, y lo único que llamó la atención, más allá de su gallardía, fue la ausencia, en el plano de la solidaridad humana, de algunos de los que más predican y menos profesan el credo de la unidad.

En enero asistí a una reunión de la MUD. Era la primera luego de dos años de ausencia. Fue un encuentro grato aunque no exento de tensiones. No habiendo elecciones, Aveledo había sugerido un año sabático. No tuvo eco. Se me ocurrió otra opción, la de aceptar la diversidad en medio de la unidad. La propuesta tampoco prosperó. Por tanto, ha sucedido lo inevitable. La MUD está activa en menesteres que no le son propios, y los enfrentamientos se han agudizado.

¿Pero qué fuerza en verdad tienen los partidos? Hace diez días me llegó una encuesta fresca de una firma acreditada. Siendo mayor el sentimiento opositor al menguado bloque oficial, me sorprendió descubrir que los partidos que hacen vida en la MUD han perdido muchísima tracción.

¿Adónde se fueron las simpatías?

Esta semana tuve ocasión de conversar con un reputado analista a su regreso de Ucrania. El hombre conoce bien a Venezuela y ha seguido muy de cerca los acontecimientos más recientes en nuestro país. En su opinión, los dos casos, el de Ucrania y el de Venezuela, tienen similitudes importantes. Putin, al igual que en su momento Hugo Chávez, utiliza la petrochequera para ampliar su esfera de influencia. Y en las elecciones ucranianas, tal como se podría inferir de la referida encuesta, por sobre las preferencias partidistas, se impuso esa informe masa ciudadana que genéricamente denominamos “calle”.

¡Cuánta semejanza al ambiente que en el 98 le entregó el poder a Chávez!

El gobierno va mal. Las divisiones internas son cada día mayores, y el malestar social viene borrando las distancias que en el plano político, sirvieron de base para la endiablada dialéctica que dividió al país. Unidos por las carencias, se está dando el reencuentro. Poco a poco, vemos a un pueblo unido emerger.

Es comprensible que el gobierno, metido en un callejón sin salida, recurra a artimañas para distraer la opinión. Lo que muchos no logran comprender es por qué esa “raza buena que ama, sufre y espera”, de la que nos habló Gallegos, no encuentra un baquiano diestro que la sepa conducir.

hsr.personal@gmail.com

@h_salasromer