• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Carlos Nieto Palma

El show de Iris Varela

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La realización de referéndum revocatorio ha alborotado el lado más oscuro y pusilánime de muchas personas que se han dedicado de manera vergonzosa a cometer hechos completamente denigrantes y ofensivos hacia un determinado grupo de ciudadanos, más cuando estos hechos se hacen utilizando el poder que les da el ejercicio de un alto cargo público.

Hoy me quiero referir a una actuación de la Ministra para el Servicio Penitenciario, María Iris Varela, quien el pasado viernes llevó a un grupo de reclusos de las cárceles de Yare, Rodeo y el INOF a la sede del Ministerio Público a un acto de proselitismo político y donde supuestamente un aproximado de 300 reclusos que participaron, denunciarían al gobernador del Estado Miranda Henrique Capriles Radonsky porque supuestamente sus firmas aparecían para que fueran validadas para activar el referéndum revocatorio.

No es de extrañar una actitud de este tipo de la Ministra Penitenciaria, todos la conocemos lo suficiente para saber que es capaz de eso y de mucho más, ahora lo que considero grave es que haya utilizado a los y las privadas de libertad para realizar este vulgar espectáculo.

Por informaciones que nos han dado muchos de los que participaron en esta farsa fueron obligados a asistir y a la gran mayoría se les engañó diciéndoles que iban a un concurso deportivo entre diferentes recintos carcelarios.

Pues bien, la Señora Iris Varela se apareció a las puertas del Ministerio Público con sus 300 reclusos y reclusas, cámaras de televisión, autobuses y demás aditivos necesarios, para dar inicio a un sainete que para lo único que sirvió fue para una vez más humillar y ofender a los privados de libertad.

Evidentemente se trataba de un show barato, ninguno de los reclusos presentó ninguna denuncia contra nadie, esta denuncia es una acción personalísima que procede únicamente por actuación de las víctimas directas, la Sra. Varela en ningún caso podría atribuirse esa representación legal porque tan sencillamente no la tiene.

Lamentablemente, la ministra penitenciaria en vez de haber utilizado a los privados de libertad para montar un mediocre show político debería de ocuparse de las condiciones de vida de estos en los recintos carcelarios.

Varela denuncia la usurpación de firmas de privados de libertad, pero nada dice del hacinamiento extremo que hay en nuestras cárceles y que a 4 años de su gestión no ha solucionado, a pesar de las muchas promesas hechas por ella de construir nuevos recintos carcelarios.

También guarda silencio la ministra respecto al retardo procesal que esta por el orden del 70% de los y las reclusas, hubiera sido más eficaz utilizar a todos los transportes que se usaron para trasladar a los presos a este sainete, en llevarlos a los tribunales para acelerar sus procesos, en vista de que el tristemente célebre “Plan Cayapa” ha sido un completo fracaso.

A la ministra se le olvidó que el Código Orgánico Penitenciario, vigente desde el pasado 28 de diciembre de 2015 establece en su artículo 11 lo siguiente “El Estado garantiza la confidencialidad de los datos de tipo personal y administrativo de las personas privadas de libertad, a fin de salvaguardar la intimidad y evitar la injerencia externa o el conocimiento público que pudiera conllevar a tratos discriminatorios o lesivos a su titular, salvo las excepciones establecidas en el ordenamiento jurídico”. Igualmente, el artículo 15 numeral 5 al hablar de los derechos de las y los privados de libertad nos dice que estos tienen el derecho “A que se preserve su vida privada e intimidad, con las limitaciones propias del régimen penitenciario”.

Evidentemente, la Sra. Varela, una vez más se burló de los hombres y mujeres que están privados de libertad, una vez más utilizó el poder que le da el cargo que ocupa y sobre todo utilizó el gran temor que le ocasiona a los reclusos cualquier retaliación que podría acarrear el no cumplir con la orden de la ministra.

En un país con autoridades judiciales serias, este acto de la ministra para el Servicio Penitenciario habría hecho que se le abriera una investigación profunda que sin duda alguna llevaría a su destitución. Por ahora solo nos queda la esperanza de que las violaciones a los derechos humanos no prescriben y que tarde o temprano los ejecutores de estas violaciones tendrán que responder por esto… Amanecerá y veremos…

 

cnietopalma@gmail.com

@cnietopalma