• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Luis Manuel Aguana

Las ocho semanas de Dieterich

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Realmente nadie sabe, salvo los videntes, cuánto tiempo le queda a este régimen ilegítimo. Sin embargo, Hans Dieterich, inventor de la melcocha denominada “socialismo del siglo XXI”, predice que son ocho, como máximo, las semanas que le restan, de acuerdo con su entrevista con Spiegel Online (Heinz Dieterich “A Maduro le quedan máximo 8 semanas más en el poder” en http://www.gentiuno.com/09/03/2014/heinz-dieterich-a-maduro-le-quedan-maximo-8-semanas-mas-en-el-poder/).

Y la causa fundamental que aduce es la que hemos vivido en carne propia todos los venezolanos: este régimen es inviable, no solo por sus malas ejecutorias en cualquier cosa que alguien pueda imaginar, sino por haber dilapidado la herencia política del Galáctico.

Dieterich indica que “probablemente será suplantado por una junta de gobierno”. Pero lo interesante de estas declaraciones no vienen precisamente de quien las da, que entre otras cosas le sigue doliendo que el experimento sea un completo fracaso, sino que de alguna manera el entrevistado indirectamente está señalando que ya el ilegítimo empieza a olerle mal a su propia gente. Y cuando digo a su propia gente no me estoy refiriendo precisamente a la de aquí, la de la Cuba continental, sino a la del imperio cubano.

Dieterich tiene meses tumbando a Maduro. Gritándole al régimen que cambie su política, indicando que “…debe dar un giro de 180 grados o todo estará perdido”. Y eso no lo dice por nosotros los “pobres venezolanos” que estamos recibiendo palo y muerte en las calles protestando pacíficamente, y las inclemencias de un devastador desplome de nuestra calidad de vida. No. Lo dice para salvar lo poco que queda de su “revolución”. Léase que es a Maduro a quien quiere afuera, sin indicar el corte de lo que eventualmente vendría después…

Esta entrevista al súper pensador de la revolución del siglo XXI, da a su vez mucho que pensar. ¿Quién en La Habana querría a un animalito del monte al frente de algo tan importante como la subsistencia de la isla? Ya incluso hemos visto desfilar por la habitación de Fidel nada menos que a la hijita predilecta del Galáctico, sin contar con sus tíos. Ya los Castro están moviéndose decenas de jugadas adelante en este ajedrez diabólico que nos involucra a todos los venezolanos. Maduro ya huele a podrido… ¿qué hacer? Tendrán que encargarse ellos mismos de la ropa sucia pero sin tumbar el castro-comunismo.

Porque hay que pensar como lo hacen los detectives de las películas: ¿a quién le conviene ese crimen? Digamos primero que nos conviene a todos los venezolanos que estamos como la rana del cuento, en una olla sancochándonos, sin saltar lo suficiente. Pero ¿cómo estarían los cubanos sin el petróleo venezolano si este virrey del imperio castrista no puede sostenerse, entre otras cosas por sus pocas luces?

El ilegítimo ya está diciendo que el mes entrante “habrá” una conspiración para tumbarlo, ¡que conveniente! Una “junta de gobierno” como la que menciona Dieterich, no solo consolidaría la dictadura que ya existe de hecho en el país, donde el único que no es militar es el Ilegitimo, sino que le serviría a los Castro para usarlo como un inmenso tobo de basura y desecharlo a él como papel higiénico usado, botando el excremento de su gestión del último año, y lavándole la cara al régimen al mismo tiempo de las barbaridades de todo orden y atropellos a los Derechos Humanos cometidas en este periodo postrero de la muerte del comandante Galáctico. ¡Y lo mejor de todo es que los venezolanos estaríamos alegres de que se diera! Hay que reconocerle la genialidad a esa gente de la inteligencia cubana. Realmente fueron buenos alumnos de la Stasi y la KGB.

¿Estará el ilegítimo metido en esa jugada? Más le valdría estar como buen militante y obediente títere castro-comunista, si eso es verdad, porque si no lo está puede que ese golpe que dice Dieterich que se dará en un “máximo de 8 semanas” sea muy peligroso para su salud. Y para que no me acusen de desearle algún mal o peligro, declaro públicamente que prefiero que salga de Miraflores con votos, pero con votos verdaderos, sin las trampas del CNE, o mejor aún, a través de una sentencia de un tribunal honesto, que indique que su elección estuvo viciada de nulidad y que además no podía ser candidato presidencial porque la Constitución no se lo permitía. Sueños míos de largas noches de verano, pues…

Así que aquellos que creen que esa predicción dentro de “máximo 8 semanas” del inventor del socialismo del siglo XXI pudiera ser para el bien de los venezolanos, mejor guarden de nuevo la champaña, el whisky, el vino o las cervezas, aquellos afortunados que aun se puedan dar el lujo de esas exquisiteces. Déjenlos mejor para disfrutarlos viendo los partidos del Mundial de Fútbol. Pero si, por el contrario, lo primero que vemos es un desfile de cubanos en camino a su país, no me quedará otra que celebrar con lo que tenga la predicción de este nuevo Reinaldo dos Santos…

 

 

http://ticsddhh.blogspot.com/

luismanuel.aguana@gmail.com

@laguana