• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Diario de las Américas Editorial

Los rostros de la mentira

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno de Nicolás Maduro ha enviado de vuelta a Nicaragua a 222 estudiantes de Medicina del país centroamericano, tronchando sus aspiraciones profesionales y sus sueños de futuro.

Se trata de uno de los primeros coletazos internacionales de la profunda crisis que arrastra a la economía venezolana por el sendero de la incertidumbre y el caos. Visto desde una perspectiva realista pudiera parecer lógico que el Gobierno venezolano cortara los subsidios para becas y otros beneficios a becarios extranjeros en virtud de preservar los fondos del erario público. 

Pero este cuestionable retorno de los estudiantes nicas de origen humilde a su país merece una reflexión mucho más profunda sobre el comportamiento de los regímenes voluntaristas que proyectan planes sobre la plataforma del voluntarismo y la propaganda política. 

Esta historia se remonta al 2007, cuando el extinto presidente venezolano Hugo Chávez y su homólogo nicaragüense Daniel Ortega proyectaron ampliar la cooperación bilateral a partir de la entrada de Managua al Alba. Una cooperación ficticia basada en el petróleo venezolano y las dádivas chavistas para extender su influencia hemisférica. 

Pero el petróleo no da para mayores regalos. Y tras la muerte de Chávez y la debacle política y social de su seguidor, el rostro de la mentira comienza a emerger en la realidad venezolana y en los megaproyectos de las alianzas latinoamericanas. 

No debe olvidarse que la Escuela Latinoamericana de Medicina de Caracas no es más que una réplica de la institución fundada en La Habana por Fidel Castro en el 2000, con propósitos de demostrar “la preeminencia” del sistema de salud cubano. 

Los becarios nicas retornados a su país son las víctimas más recientes del fracaso de la falacia socialista del siglo XXI.