• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Rafael Rodríguez Mudarra

De las riquezas súbitas

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los venezolanos  reunidos en coloquio, al conceptualizar el adjetivo  “súbito”, no lo hacen  para curar un acceso o apoplejía, ni para  analizar las causas de muerte de un ser humano, lo estiman, eso sí, como referido a  aquellos agentes del Estado: civiles o militares, que habiendo sido unos “pata en el suelo” valiéndose de su ejercicio en las funciones públicas, poseídos de las prebendas que esas posiciones le  facilitan, y a través de  los llamados “testaferros”, que suelen convertirse en sus sustitutos, que los   encubren y suplantan, prestando estos su nombres e identidad con beneficios compensatorios para su imitación, o bien suministrando su personería, ya sea física o jurídica para evidenciar el papel social de la persona mandante, sujetos de condiciones éticas y morales cuestionadas, conocidos en el lenguaje doméstico como “boliburgueses”, ingenian con premeditación hechos delictuosos que les permiten el logro del objetivo propuesto, valiéndose para tal fin: del enriquecimiento ilícito; de la contratación de bienes y servicios sin licitación pública alguna; de la facilidad en la obtención de dólares, así como el de su negociación en la intermediación de divisas; de  la evasión de impuestos, y en especial el tráfico de influencia, es decir, actúan en contravención de lo que le pauta la Ley contra la Corrupción, dada la inveterada y leonina conducta de hacer caso omiso a la salvaguarda del patrimonio público, siendo obvio que no manejan con  honestidad y transparencia los recursos públicos, a la vez que no cumplen con la rendición de cuenta, favorecidos por la inexistente aplicación de la responsabilidad consagrada en la Constitución.

Estos sectores constitutivos de la corrupta “boliburgesía” no les son extraños a los ciudadanos. Sobre la conversión de estos en inesperados nuevos ricos, para ilustración en detalles, señalamos que en el bloque Rafael Morales se incluyen con nombre y apellidos las 40 personas que peritos en triquiñuelas han hecho del poder una fuente rápida e imprevista para un enriquecimiento ilícito mediante practicas corruptas, tal documentación, relatados con nombres y apellidos, puede constituir una fuente de apoyo con evidencias sustentables, para decidir el castigo de este  “sanedrín” que ha  conocido y decidido los asuntos de Estado:   

Sin menoscabo de patriotismo alguno; sin que los deslenguados mentales que hoy dirigen los destinos del país me endilguen alguno de sus  acostumbrados remoquetes; sin ser mitómano, fuerza es reconocer que la situación de Venezuela es harto difícil: la inflación, la no unidad de nuestros ciudadanos, la paralización de la producción por más de 15 años de gobierno, la inseguridad, el alto costo de la vida, el desabastecimiento, el narcotráfico; el autoritarismo presidencial y, en forma muy particular, el despilfarro administrativo, asuntos que para su solución necesitan un esfuerzo colectivo, de  un espíritu de enmienda y fundamentalmente de la independencia e incompatibilidad de los poderes públicos.

La ciudadana representante del Ministerio Público en expresión fluida, la que muchas veces me ha causado hilaridad, dice adelantar una reforma de la Ley contra la Corrupción, Dios lo haga verdad: “Que no nos vamos a detener ante quienes cometen delitos, que tiene una lista de individuos allegados al gobierno  implicados en casos de corrupción”. Nos agrada tal iniciativa; pero sin esperar tanto, sería de sano proceder, y que, de una vez, sin establecer diferencia alguna, sin dejarse llevar por los que manipulan la política oficial, en obediencia  y respeto a su autonomía, con base en los principios jurídicos que le sobran, en nombre del Estado, como lo pauta la Constitución, inicie la más exhaustiva investigación sobre los hechos comunicacionales enunciados e intentar las acciones a que hubiere lugar para hacer efectiva la responsabilidad civil, militar, penal, administrativa o disciplinaria en que hubieren incurrido los funcionarios y funcionarias del sector público, con motivo del ejercicio de sus funciones.

 

*Presidente de URD

rodriguezmudarra@cantv.net

1rodriguezmudarra@gmail.net

@Ramudarra