• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

El rey del oro negro

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pánfilo no es Corazón de Mi Patria (ascendido post mórtem a comandante supremo) por más que insista en encarnarlo… ni es su hijo, por mucho que se empeñe en heredarlo… y tampoco es presidente encargado, porque no le corresponde serlo…y si ahora es candidato (escogido por Raúl Castro) es precisamente por pánfilo, capaz de mantener la tutela cubana y hasta de incrementarla.

Y Corazón de Mi Patria (charlatán, fanfarrón y tartarinesco) tampoco fue el semidiós que pretenden maduros, diosdados, jauas y el yernísimo… apenas fue un Presidente que confundió Gobierno con Estado, gobernar con mandar y administrar con disponer: “¡Mándame un millardito!”… porque, supuestamente lo eligieron y reeligieron para que hiciera demagogia, que es lo que sabía hacer, y eso fue lo que hizo.

Durante 15 años dilapidó a discreción, sin regateo y con avorazamiento (ambición voraz), especialmente en el exterior, donde financió gobiernos y a candidatos, creó grupos políticos y patrocinó instituciones (las FARC y otras vinculadas al terrorismo y al tráfico de droga).

Una de sus más pintorescas, costosas y descaradas (como todo lo de él) intervenciones en política interna de otros países fue el reacondicionamiento del destartalado tren “El Marplatense”, rebautizado como “El Expreso del ALBA” para que llevara de Buenos Aires a Mar del Plata (400 kilómetros), en 4 vagones bien equipados con comidas y bebidas, a un buen grupo de invitados famosos: Diego Maradona, Daniel Viglietti, Silvio Rodríguez, Adolfo Pérez Esquivel (premio Nobel de la Paz, nadie sabe por qué) y al actor y director de cine Emir Kusturica, entre otros… Debían participar en una manifestación contra el ALCA (al ca-rajo, era la consigna) que se reunía en la capital argentina, y luego en un acto en el estadio (40.000 personas), donde se exhibían camisetas de Osama bin Laden… todo a cargo de la chequera que camina por América Latina.

La contracumbre de Chávez (realizada el 4/ 11/ 05), en la que se comprometió a aportar la misma suma que Estados Unidos dispuso para su “Alianza para el Progreso”, quizá haya superado la fiesta de la “Quinta Patiño”, propiedad del “rey del estaño”, el boliviano Antenor Patiño, en Estoril (Portugal), que reunió a casi toda la gente famosa de todo el mundo, el 6 de septiembre de 1968, y se mantuvo como ejemplo de hasta dónde puede llegar un nuevo rico latinoamericano, en una Europa abierta a todos los excesos. No imaginaban lo que vendría con Corazón de Mi Patria.