• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Fernando Laborda

La reforma electoral, otra vez en el candelero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El tema de la reforma electoral parecía olvidado. Es cierto que en cualquier encuesta sobre las preocupaciones centrales de la opinión pública, si es que aparece, esta cuestión se encuentra demasiado lejos de otras inquietudes ciudadanas, tales como la inseguridad , la inflación , la falta de empleos o la corrupción. Pero eso no quita que la Argentina tenga asignaturas pendientes asociadas con su sistema electoral .

El diputado nacional y precandidato presidencial Sergio Massa dio un paso adelante en las últimas horas, al proponer, en el ámbito de la provincia de Buenos Aires, una reforma para que los intendentes no puedan ser reelegidos en forma indefinida , como hasta ahora, y sólo puedan tener dos mandatos consecutivos. También propuso instrumentar el voto electrónico y la eliminación de la boleta sábana horizontal, de manera que las elecciones municipales sean desdobladas de las de gobernador y presidente de la Nación.

Otro aspirante presidencial, como el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, intentó doblar la apuesta de Massa y propició una restricciónpara que familiares directos de los intendentes no puedan ser elegidos para sucederlos, además de impulsar el voto electrónico para todas las categorías de candidatos bonaerenses.

Las iniciativas presentadas, circunscriptas a la provincia de Buenos Aires, podrían derivar en otras para el orden nacional, aunque el kirchnerismo, que hoy domina el Congreso , siempre se ha resistido a considerar la posibilidad de la boleta única o del voto electrónico para las elecciones nacionales.

Las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), pergeñadas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, permitieron avanzar en la participación de toda la ciudadanía en el proceso de selección de los candidatos a cargos electivos nacionales (presidente, vicepresidente, senadores y diputados), pero la ley vigente dejó un gran número de asignaturas pendientes. Entre ellas, pueden citarse las siguientes:

La desaparición de las boletas de algunas fuerzas políticas que, con frecuencia, se registra en diferentes centros de votación. El robo de boletas en el cuarto oscuro sigue siendo una práctica bastante común, que los dirigentes consideran una picardía con cierta naturalidad por parte de algunos inadaptados, aunque lo cierto es que constituye un auténtico delito.

La subsistencia de mecanismos asociados a prácticas clientelistas, como el denominado "voto cadena", mediante el cual algunos votantes terminan depositando votos que no son suyos.

La supervivencia de las boletas sábana horizontales, dada por las votaciones simultáneas de autoridades nacionales, provinciales y municipales en determinados distritos, como la provincia de Buenos Aires. Así, bajo el paraguas de un candidato a presidente favorito, pueden correr ventaja los postulantes a otros cargos provinciales o municipales, por la reticencia o las dificultades que encuentran algunos votantes para cortar boletas. Del mismo modo, un partido pequeño puede impulsar a un candidato local, encabezando la boleta sábana con el candidato a presidente de otra fuerza política más relevante, lo que da lugar a las polémicas listas colectoras.

La continuidad de la lista sábana vertical, dada por la necesidad de elegir una nómina completa con un gran número de aspirantes a diputado nacional de una misma fuerza política, sin la posibilidad de que el ciudadano pueda elegir sólo a algunos de esos candidatos y tachar a ciertos integrantes de la lista que no sean de su agrado.

Una de las formas más eficaces para resolver algunos de estos problemas, como el del fraude derivado del robo de boletas, es la instrumentación del voto electrónico, que eliminaría el papel, o bien la implementación de la boleta única.

El sistema electrónico también podría permitir la superación de las listas sábanas verticales, ya que las tachas de candidatos a legisladores resultarían sencillas de hacer y no dificultarían el recuento de votos, ya que el cómputo electrónico sería inmediato.

Se ha alegado que el voto electrónico obstaculizaría la inclusión electoral de un porcentaje de ciudadanos iletrados. Sin embargo, este sistema se aplica con éxito en muchos países, incluido Brasil, al tiempo que la Argentina cuenta con una notable penetración de la cultura digital, siendo la tasa de habitantes que usan Internet una de las más elevadas de América latina y superando el número de líneas de telefonía celular la cantidad de habitantes del país. Así, el acostumbramiento de los argentinos a los botones o pantallas táctiles es cada vez mayor. Se trata de razones que dan cuenta de que la resistencia política a la instrumentación del voto electrónico, al igual que a la de la boleta única, se vincula básicamente con otros motivos..