• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Vladimir Viloria

100 puntos para Viñedo Chadwick

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Definir la perfección en un vino, cosa complicada. De ser posible, podríamos catar todos los vinos, plantearnos todas las interrogantes e hilar todas las respuestas, y no llegar a nada. Vaya tema.

Sucede que la experticia del estadounidense James Suckling le ha otorgado 100 puntos a un vino chileno, buena noticia que no deja de ser pasto para la polémica, pues ¿qué es un vino perfecto? Sea como sea, el mejor Chile vitivinícola, las 15 hectáreas de cabernet sauvignon del Viñedo Chadwick, plantadas en 1992  en el corazón de Puente Alto en la ribera norte del río Maipo, la obsesión de su enólogo Francisco Baettig por comprender y llevar ese terroir a su máxima expresión, y la convicción pionera de Eduardo Chadwick sobre el potencial de su país cuando del sueño de grandes vinos se habla, resumen el premio que significa este máximo puntaje para la familia de vinos Chadwick-Errázuriz. Si Francia, España, Italia, Portugal, USA o Australia lo han logrado con algunos de sus mejores vinos, Chile ya merecía el suyo.

Para la revista Forbes, James Suckling encarna hoy por hoy la opinión en vino más influyente del mundo. Por 30 años editor de WineSpectator, hoy dirige su propia publicación jamessuckling.com y edita la revista de lujo Tatler, en Hong Kong, el mercado asiático más codiciado de los mejores vinos del mundo. Así, luego de catar más de 600 vinos, Suckling concluye: “Tal vez un indicativo de que Chile alcanzó la mayoría de edad son los 100 puntos incluidos en este reporte, otorgados a Viñedo Chadwick Cabernet Sauvignon 2014.

Este es un vino que define la grandeza de Chile con pureza, estructura y fineza, que compite con los mejores tintos del mundo. Define la elegancia y la fuerza al mismo tiempo. De complejos aromas a arándanos, grosella negra y regaliz. De gran cuerpo pero refinado y bello al mismo tiempo, de increíble persistencia y complejidad. Tiene una transparencia que refleja grandeza y belleza.  Tiene energía y brillo. Es el primer vino perfecto de Chile y lo tiene bien merecido”.