• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Jaime Merrick

Nuestros problemas buscan dolientes

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los problemas de Venezuela están ahí. Se palpa día a día; en las colas interminables para comprar productos esenciales; en la escasez de medicamentos; la inseguridad; la corrupción; el encarecimiento de los alimentos; la inflación; el aumento de la pobreza; no hay producción nacional. El país se siente sin rumbo e indignado. Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendes-FMV),  para comprar todos los productos de la canasta alimentaria se requieren tres salarios mínimos.

El gobierno se muestra indolente ante los más necesitados. El rechazo es unánime.

Y en esa inercia de no saber hacia dónde nos dirigimos, buscamos frustrados que nuestros problemas tengan dolientes. Ya son más de siete años desde la creación de la MUD, y, hoy por hoy, es inaceptable que no haya un discurso político que conecte con el venezolano empobrecido. Reconozco que ha sido una dirigencia perseguida, encarcelada, humillada, y  que algunos de sus dirigentes merecen ser reconocidos. Aun así, han sido numerosos eventos electorales en los que ha participado la alianza opositora, y es frustrante no verlos como opción de gobierno. Muchos discursos a la vez; no generan confianza.

La Salida, la constituyente, la renuncia, la transición. Ahora que estamos en un año electoral, unos abogan por primarias en todos los circuitos electorales y otros defienden los consensos. Los que repudian la salida electoral ahora quieren ser diputados por circuitos “salidores”; y los mismos que se postulan a gobernadores y alcaldes, ahora dirigen sus intenciones a la Asamblea. Eufóricos, dan por sentado que ganarán, pero no he escuchado a ninguno de ellos diciendo qué hacer si nos roban los votos, por ejemplo.

Muy pocos –o ninguno– de quienes aspiran a la reelección en la Asamblea han presentado balance de su anterior labor parlamentaria; y quienes aspiran por primera vez, no exponen cual será su agenda en la Asamblea.

Frente a la usual abstención que se presentan en estas elecciones, cualquier posibilidad de victoria de la MUD implica aumentar la participación de sus votantes habituales y, además, conectar con el chavista desencantado. Tarea nada fácil. No bastan las alianzas y las primarias; el venezolano que adversa al gobierno ya no es un autómata que vota por inercia. Se requiere motivación, solidaridad, un discurso más popular y esperanzador.

Mientras tanto, ahí están nuestros problemas… en busca de dolientes.

 

Jaime.merrick@gmail.com

@jaimemerrick