• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Rafael Grooscors Caballero

El presidencialismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El muy juicioso escritor mexicano, Enrique Krauze, crítico actualizado sin dependencia ideológica, analizó la más vieja y prolongada de las revoluciones de Iberoamérica: la Revolución Mexicana, de 1910,  e introdujo en el debate político del país frontera con el desarrollo, la discusión acerca de la manera cómo en América interpretamos nuestra independencia del imperio español, siguiendo el curso cultural de la organización política dominante en la Metrópoli colonial. Es el análisis del “presidencialismo”, contenido en el libro “El Presidente Imperial”. Desde luego, el pensamiento de Krauze se ubica, estrictamente, en el siglo XX mexicano y profundiza en el fenómeno político que liberó a México de la dictadura de “Don Porfirio” (el general Porfirio Díaz, sucesor de Benito Juárez, quien prolongó su caprichoso mandato más allá del siglo anterior, durante 28 años)acción que impuso una primera democracia incompleta, bajo el tutelaje providencial de un microempresario, prestado a la política, Francisco I. Madero, célebre por su slogan: “sufragio efectivo; no reelección” y quien fue el primer presidente de la Revolución Mexicana.

Krauzenos invita, a quienes, por lo menos, somos curiosos de la historia, a considerar, al día de hoy, las ventajas y desventajas del sistema presidencialista, el cual, prácticamente, nació con la Constitución de los Estados Unidos de América, en 1787, diez años después de iniciada su independencia del Reino Unido de Gran Bretaña, donde siempre prevaleció, más bien, el régimen parlamentario, otorgando al rey la misión de ser jefe del Estado, pero designando, como jefe de Gobierno, a un primer Ministro, como administrador nacional de los bienes y asuntos del país, en representación de la voluntad soberana condensada en los parlamentarios, hoy ungidos por el voto popular. La diferencia entre USA y los países iberoamericanos, quienes asumieron, presurosos, al independizarse, el modelo presidencialista, estriba en una cuestión más bien de índole moral y cultural que propiamente política, dado que nosotros, los iberoamericanos, probablemente por hablar y sentir en el idioma y la conducta clásica de los españoles, hicimos del presidente un pseudo monarca absoluto, dando al Poder Ejecutivo una autoridad que en muchos casos dio al traste con las facultades del legislativo, siempre el mejor representante de la voluntad popular.

En Venezuela, específicamente, el presidente siempre ha sido, aún en los regímenes democráticos, el centro de todo el Poder de la Nación. Escogido por las circunstancias o electos por el pueblo, la mayoría de los presidentes que registra nuestra historia, han tendido a ser autócratas, caudillos absolutos, generalmente recordados por la violencia de sus abusos. Comenzando por el general José Antonio Páez, saltando hacia “los Monagas” (José Tadeo, José Gregorio y José Ruperto), continuando con Guzmán Blanco, hasta llegar, en pleno Siglo XX, a la dictadura sanguinaria de Juan Vicente Gómez, nuestros presidentes fueron todo lo contrario de lo que a su vez fueron, en Estados Unidos, George Washington, Thomas Jefferson y Abraham Lincoln. En los últimos tiempos, pese a ya conocer los perfiles de la democracia moderna, tuvimos que padecer el despotismo del general Marcos Pérez Jiménez y la perversa astucia del teniente coronel Hugo Chávez, caso único de artero embaucador popular.

A pesar de su definida cualidad democrática, no podemos dejar de entender que, así mismo, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Carlos Andrés Pérez, dieron igualmente demostraciones de autocrático absolutismo, cuando, en el ejercicio de sus funciones presidenciales, desbordaron por completo los límites de su génesis política, actuando más de una vez al margen de la voluntad de sus electores. Y aun cuando siempre entendimos las razones que los obligaron a ser un tanto arbitrarios, no dejamos de considerar que sus acciones pudieron haber sido mejor consensuadas y democráticas, si hubiesen sido más bien representantes de un parlamento, expresión contundente de lo que en realidad significa la soberanía popular, fundamento de la democracia.

Los parlamentos recogen, en su seno, la variedad de la opinión nacional, en cuanto sus integrantes son escogidos por las diferentes comunidades de una misma Nación, muchas de ellas con intereses y necesidades diferentes y prioritarias sobre lo que llamamos el interés común de la soberanía. Son la mejor y más calificada expresión de la voluntad popular. Todas las ideas y propuestas son allí suficientemente debatidas y sus decisiones finales, por supuesto, siempre están enriquecidas de la mayor legitimidad posible.

El presidencialismo no ha sido afortunado con Venezuela. Lo ha llevado a horas de indescriptible tormento, fundamentalmente por la incapacidad de los titulares de la presidencia, ejecutivos del presidencialismo. El momento actual es típico. Una crisis de insondable profundidad, generada por dos presidentes “presidencialistas” en la era de los más altos precios históricos de nuestro máximo producto de exportación, el petróleo. Dilapidaron, sin control, una cuantiosísima fortuna y en nombre del “pueblo”, acabaron con el país. Y lo hicieron, abiertamente, sin tapujos. Se reservaron para sí el equivalente al 50% de los ingresos petroleros, dándole al menguado parlamento comprometido con el Ejecutivo, el oro restante para la confección de los inconsecuentes presupuestos nacionales.

Independientemente de que ya se están dando las condiciones para salir de esta embarazosa y absurda situación gubernamental, no queremos dejar de llamar la atención sobre el peligro intrínseco del presidencialismo, si otro presidente “presidencialista” es quien sustituya al presente. Y llamamos la atención a los Estados, a sus factores de Poder, a sus dirigentes políticos, a sus estudiantes y trabajadores organizados, a sus mujeres y a sus hombres jefes de familia, para que piensen en una solución diferente al registro histórico gubernamental en Venezuela. Para que piensen en un “parlamentarismo”, en una Democracia Parlamentaria, donde la clave de su constitución sea la plena autonomía política y fiscal de sus comunidades regionales, para que se acabe el “reino de los abusos”, ubicado en un solo espacio comprimido de su vasta geografía y el país entero, por el esfuerzo de cada grupo circunscrito en cada Estado, le entre de lleno al desarrollo y dejemos atrás el espectro de la pobreza, probablemente más generado por nuestro equivocado modelo de gobierno, presidencialista, centrista, autoritario y déspota, que por las carencia atribuibles a la nobleza de nuestro pueblo.

grooscors81@gmail.com