• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alicia Freilich

Estado pran y su triple C

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pran, vocablo que proviene de la jerga carcelaria  puertorriqueña, comprime las palabras “preso”, “rematado”, “asesino”, “nato”.Adoptado por el hablante venezolano, es sinónimo de jefatura  delictiva, violenta, sustentada en negocios ilícitos, extorsión, codicia, masacre y toda forma de poder criminal.

Venezuela se rige hoy por una Constitución paralela, extranjera, calcada en la castrocubana, impuesta por pranes militares y civiles  militantes del Partido Comunista Venezolano, instalada de facto y progresivamente desde el 2000. La nacional y legítima ,en teoría aún vigente, que se  usa manipulada cuando conviene, refrendada un año antes por una Asamblea Constituyente, define al país como república democrática, participativa, protagónica, multirracial y pluricultural. En su texto no figura una sola  palabra que la consagre como Estado  revolucionario y en su Título II establece la obligatoriedad de defenderla incluyendo la Desobediencia Civil. Artículo 333.

Durante 14 años el  paracaidista líder fundador del nuevo Estado pran fue prisionero de la ideología fasciocomunista  dictada por su maestro carcelero Fidel Castro para controlar la vida pública y privada de una gran prisión  llamada Venezuela Bolivariana .Ya despojado de flux, corbata y máscaras de su  disfraz civil electoralista, desde su pabellón privilegiado en el penal Palacio  de Miraflores, regresó  a su cuartel  originario en uniforme castrense o vestido  de bandera nueva con ocho estrellas, avisando a su tropa  y al  mundo  que la suya era una revolución pacífica pero armada cuyos “luceros” o sea, personal de  gabinete y seguridad, era la misma banda heroica de militares, conspiradores golpistas,  que lo secundaron en el fallido intento magnicida,1992, para asesinar al presidente demócrata electo y en  ejercicio, Carlos Andrés Pérez. La misma fecha cuando su familia residente en La Casona fue ametrallada por una brigada, uno de cuyos componentes hoy es ministro del Interior, Seguridad y  Paz. Los delincuentes por una primera elección y inmadura y descabellada, siguen al mando sin freno ni límites mediante trampas leguleyas y prácticas hamponiles.

El  pran heredero,  por lo general tiene un reinado corto porque lo sustituye uno más cruel. En este caso .es  un jefe doblemente  preso pues obedece a sus 1.200  superiores del generalato que gana  medallas por adulancia y corrupción.Y  también acata órdenes  del partido comunista criollo sucursal del cubano que lo adoctrinó por décadas. Es ilegítimo, juramentado por un Consejo Nacional Electoral de mayoría oficialista donde las “lucecitas”  ocultaron o destruyeron pruebas sin cotejar para el forjamiento del fraude. Mandatario aparente, es de nacionalidad dudosa  porque ninguna de sus presuntas partidas de nacimiento en cuatro  distintas parroquias caraqueñas está certificada con números de folio, párrafo y línea, como lo exige la reglamentación renovada por el propio régimen. Desde su cargo apócrifo es comandante general de la Fuerza Armada intervenida por militares castrocubanos cuya sede principal funciona en La Orchila, ex- isla venezolana.

 Ese conjunto de civiles y militares, con luchas internas por  conservar el poder castrense , forma el “carro” gubernamental y autoriza a las “caletas” policiales ,reclusos del poder que los  vigila para que cumplan al detalle sus órdenes, son  funcionarios necesitados de un sueldo fijo, adeptos y  adictos  nativos y extranjeros tarifados por el sistema totalitario, adiestrados por el  experto G2 para amenazar, persiguir, golpear, herir, encarcelar, torturar y matar sin pena ni gloria a quienes disienten, pacíficos civiles  indefensos, desarmados, cuyo gran  pecado es la guarimba como último recurso de su derecho a la protesta.

El Estado Pan trajo en sus genes un brazo ejecutor. Es La Triple C: Comandos Criminales Cobardes. Tiene otra versión todavía más  popular con las mismas letras pero la decente prudencia señala que es impublicable porque responde a la burla, el desprecio y la cólera comunitarios,  reacciones  cada día más acrecentadas contra la bestialidad oficialista que se desata  en esta furiosa cuaresma.

Venezuela está solita.

Que el Estado pran comercia sin escrúpulos  y vende al país con el petróleo venezolano tiene evidencia plena en las recientes sesiones del Consejo Permanente de la OEA: Venezuela está solita y así  continúa en lucha por su libertad.