• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Nicolás Bianco

El plan democrático

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 15 de diciembre en la mañana fue un día muy especial en el Centro Urbano y Ambiental Simón Díaz de la Alcaldía Metropolitana. El alcalde metropolitano Antonio Ledezma y los alcaldes Gerardo Blyde (Baruta), Carlos Ocariz (Sucre), Ramón Muchacho (Chacao) y David Smolansky (Hatillo) instalaron el primer Consejo de Gobierno Metropolitano. Aunque invitado, el alcalde Jorge Rodríguez (Libertador) no se presentó.

Representamos a la UCV, como parte de las instituciones que han de aportar toda posible ayuda y colaboración necesaria. Compartí la representación del sector universitario capitalino con el rector Benjamín Sharifker de la Universidad Metropolitana.

El imponente cerro Ávila, su pico Naiguatá y el azul del cielo decembrino exaltaron el espíritu de sólida unidad de propósitos estampado en el documento: “Compromiso con una Caracas unida en la paz y el progreso” que firmasen los cinco alcaldes.

Ese estímulo me llevó a inventariar rápidamente en mi mente, sin intención de ser exhaustivo, la base de sustentación en términos de posiciones de gobierno, así como de estructuras legislativas, municipales, universitarias, político-partidistas, empresariales, eclesiásticas y de organizaciones no gubernamentales (ONG) de la Venezuela democrática al concluir el año 13 del siglo XXI: 3 gobernaciones, 75 alcaldías, más de 800 ediles, 68 diputados, 12 universidades autónomas y experimentales, numerosas comunidades de universidades privadas, la Mesa de Unidad Democrática, los conglomerados de avanzada de sectores religiosos, empresariales y de un notable y muy productivo grupo de ONG.

He de añadir los muy escasos medios de comunicación escritos y audiovisuales que resisten con valentía la atroz combinación de la censura y el ventajismo oficialista y su inagotable capacidad de “comprar” televisoras y medios escritos, y también la “diáspora venezolana” que en su abrumadora mayoría está dispuesta a seguir participando, contribuir e informar la tragedia que vive Venezuela.

Sin embargo, me permito enfatizar que esta poderosa maquinaria de decisiones y de gobierno solo será efectiva si por una parte erradicamos toda actitud personal o maniobras tipo “cosiata” que lesione la unidad democrática y nos dedicamos por entero a gestiones eficientes a todo nivel, cooperación integral, ajustes de programas sociales de toda índole y a la incorporación de iniciativas exitosas como las sembradas en Amazonas, Miranda y Falcón o en distritos como Sucre, Baruta y Maracaibo.

La denuncia específica sistemática de las atrocidades de la corporación delictiva, y el trabajo productivo en direcciones de gobiernos estadales y municipales añadirán logros contundentes que mejorarán la calidad de vida y la sobrevida de las comunidades en todo el país que hoy, con todo derecho, reclaman resultados rápidos que mitiguen el devastador sufrimiento social que padecen y que se agrava todos los días.

Propongo que el común denominador sea el plan democrático que debe ser escrito en breve. Me uno a los que ya vienen detallando su contenido. Nada ni nadie es más importante que las necesidades de nuestros conciudadanos. Generemos lineamientos integradores aplicables en todas las regiones y municipios. Las gestiones exitosas son de la propiedad de los conciudadanos que los eligieron.  Por su parte, la UCV está lista para cooperar.

En esta Navidad vaya un abrazo fraterno a mis compañeros de espacio, Milagros Socorro, Elsa Cardozo, Pedro Llorens y Rodolfo Izaguirre, así como a los colegas columnistas y a los editores de El Nacional que perseveran dando voz a la Venezuela democrática. Vaya también mi abrazo a todos los venezolanos de buena voluntad, con un tono personal: se me cuidan, los quiero vivos para la nueva lucha que está a la vuelta de esquina.