• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

César Tinoco

Los pitufos de Nicolás

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Refiere un cuento por allí que en una oportunidad un señor se fue a dormir y, al levantar la colcha de la cama, encontró a un pitufo durmiendo. Nuestro amigo, y sin mediar misericordia, agarró al pitufo y lo echó por la ventana y durmió tranquilo. Al día siguiente, cuando se disponía a dormir, encontró no uno, sino dos pitufos. Hizo lo mismo, los echó por la ventana, y durmió tranquilo. El hecho se repitió por 30 días consecutivos mientras el número de pitufos aumentaba. El último día de ese mes, había cualquier cantidad de pitufos en la cama de nuestro amigo. En tal oportunidad fueron los pitufos quienes lo botaron a él por la ventana.

Si hay algo que ha hecho el gobierno de Nicolás Maduro desde abril/2013 es multiplicar y acumular pitufos debajo de la colcha, tanto en lo nacional como en lo internacional. Tal y como ahora lo sabe un gran porcentaje de nuestra población por la vivencia cotidiana, los 4 pitufos más grandes de estos 16 años lo constituyen el crimen, la inflación, la recesión y la escasez. Repasemos.

El pasado año 2014 hubo, según estudios y cálculos del Observatorio Venezolano de Violencia, OVV, 24.980 asesinatos en Venezuela y la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes llegó a 82. Más aún, entre 1998 y 2014, se cometieron en Venezuela 231.562 homicidios, lo que significa 14.473 homicidios por año o 1.206 homicidios por mes o 40 homicidios diarios. El aumento del crimen es el primero de los pitufos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

La canasta básica familiar de productos y servicios según el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores, Cenda, pasó de un costo de 21.573 bolívares en julio/2014 a uno de 65.014 bolívares en julio/2015. Lo anterior implica una inflación puntual anual de 201% para julio/2015, más del doble de la verificada en julio/2014 que fue de 76%.

La última vez que el Banco Central de Venezuela publicó cifras oficiales de crecimiento económico (PIB), las mismas ya denotaban un retroceso durante los tres primeros trimestres de 2014; entre enero y marzo se contrajo 4,8%, entre abril y junio se contrajo 4,9% y entre julio y septiembre la contracción alcanzó 2,3%. Si se toma en cuenta que los precios del crudo comenzaron a decrecer a partir de julio/2015, lo anterior evidencia que la contracción económica no fue causada por el descenso de los precios del crudo sino por la incompetencia del gobierno. Incluso ya hasta Roy Daza, diputado del PSUV, apoyado en las cifras de la Cepal, descubrió el agua tibia y anda por allí diciendo que “la economía venezolana está decreciendo a 1,5% por año, en una situación de contracción económica”.

Por último y también de acuerdo con el Cenda, entre enero/2015 y julio/2015, faltaron en los anaqueles entre 17 y 20 de los 58 productos prioritarios que constituyen la casta básica familiar. El indicador de escasez se situó entre 29,3% y 34,5% en los primeros 7 meses del año: la constante fue la escasez de leche en polvo, sardinas enlatadas, atún, margarina, azúcar, aceite de maíz, arroz, harina de trigo y de maíz, granos, pastas alimenticias, café, mayonesa, pollo, carne de res, queso blanco duro, queso amarillo a precio regulado. También faltaron las medicinas. De hecho el presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela, Fefarven, aseguró que la escasez de medicamentos se mantiene en 70% para septiembre/2015.  

El caso es que los pitufos continúan aumentando, ya no en número sino en tamaño. Nos queda aprovecharlos para iniciar la “botadura” de Nicolás –y su decadente modelo político– por la ventana que representa el próximo 06/diciembre/2015.


c.e.tinoco.g@gmail.com