• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

José Rafael Revenga

El petróleo: a la búsqueda de un nuevo equilibrio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Descalabro en el mercado petrolero mundial: en cinco meses, desde mediados de julio hasta mediados de noviembre, el Brent del Mar del Norte pierde $45/b hasta descender al nivel de $70/b

El Brent cierra el miércoles 10.12 en $64,84/b, un descenso de 43% en relación con su nivel a principios de julio

El "pico" del excedente del suministro puede tener lugar en el segundo trimestre de 2015, con lo cual los precios sufrirán otro  bajón

OPEP corta la estimación de la demanda por su petróleo en 2015 en 300.000 b/d. Es decir, 1.100.000 b/d inferior a la oficial de 2014 al fijarse en 28.900.000 b/d

OPEP puede convocar una reunión extraordinaria antes de la pautada para el 5 de junio de 2015. Kuwait y Arabia Saudita ofrecen nunca antes vistos descuentos a sus clientes asiáticos.

Si la OPEP se viene abajo, los precios del crudo pueden derrumbarse hasta el nivel de los $40/b según lo afirma Mohammad Sadegh Memarian, un alto funcionario del Ministerio de Petróleo Iraní.

Los desequilibrios

A los sistemas sociales, una vez que pierden el estado de equilibrio dinámico inercial en que se encuentran cómodamente estabilizados, se les hace muy difícil dar con un nuevo estado equilibrado sustentable.

Para ilustrar este proceso se me viene a la mente la familiar imagen de un trompo en rotación siempre sujeto a la eventual pérdida de su condición inicial impartida por un fuerte vector de aceleración que lo hace girar alrededor de un eje vertical sobre su punta.

Al comenzar a perder intensidad la velocidad de rotación, el eje abandona progresivamente su verticalidad, traza  un espacio cónico en el aire al aparecer un movimiento de precesión, como se le conoce en las ciencias físicas. Más popularmente se dice que el trompo empezó a "cabecear" o a tambalearse.

En este estado dinámico el eje de rotación del trompo forma un ángulo con la vertical que disminuye y aumenta en cada rotación pero que eventualmente terminará por ser de 90 grados paralelo al plano de sustentación original. El trompo se encuentra en una nueva posición de equilibrio, en este caso estática.

La probabilidad del cabeceo

Si caracterizamos al mercado petrolero a escala mundial como un sistema  que intenta permanentemente neutralizar un estado de equilibrio dinámico inestable, es muy probable que nos aproximemos a formar una imagen mental más adecuada para representar la complejidad de los vectores de fuerza en acción.

Por ejemplo, al cierre - viernes 4 de diciembre- de la semana antepasada, los contratos de opciones y valores a futuro que reflejan las expectativas en el mercado bursátil de los precios del crudo WTI para su entrega el 15 de marzo 2015, promediaron $67.41 con una oscilación máxima entre $51/b y $89/b. 

En la actualidad, la probabilidad estimada que los precios superen los $80/b es solo de 11% cuando hace un mes -3 de noviembre- ya comenzado el descenso, era todavía de un más aceptable 50%. Esto indica como las percepciones continuaron tornándose negativas de manera acelerada de manera imprevisible y casi impensable. 

Hoy, el punto medio es: 50% de probabilidad que supere el nivel de $66.50 o dicho de manera menos optimista: hay 50% de probabilidad que los contratos del WTI a transar el próximo mes de marzo lo sean por debajo $66,50.

Eso significa que el precio de la cesta petrolera venezolana para ese período debería considerarse entre $60 Y $65/b lo cual no indica que más allá de abril pueda experimentar -con 50% de probabilidad- unos aumentos. Sin embargo, es conveniente atenuar un enfoque optimista infundado pues solo hay 20% de probabilidad de alcanzar los $76/b.

Un informe de la empresa de servicios financieros a escala global, Morgan Stanley, anuncia un desequilibrio tan radical para los precios del crudo que solo encontrarían su nueva estabilidad, y así detendrían su caída, en un piso de los $43/b. El mismo informe adelanta un promedio de $70/b para 2015 y $88/b para 2016.

La OPEP en riesgo

La situación del suministro excedente puede alcanzar un "pico" a mediados de 2015 lo cual obligaría a los actores afectados a radicalizar más firmemente sus medidas de políticas compensatorias. Así mismo, no es descartable una reunión por parte de la OPEP cuyo efecto inmediato depende de la magnitud de los recortes acordados y de la disciplina de los miembros del cartel en aplicarlas.

Sin embargo, negros nubarrones se acercan los cuales pueden significar de hecho la fragmentación  de la OPEP sin recurrir a un desmembramiento formal.

El ministro de petróleo de Irán recién declaró: "La Organización se ha vuelto trivial".

Por su parte, el ministro de petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi se expresó la semana pasada en la siguiente manera: "¿Por qué he de cortar yo la producción? Esto es un mercado y yo estoy vendiendo en un mercado. ¿Por qué he de cortar?"

Hace poco, el presidente de Irán, Hassan Rouhani declaró que la empinada caída en los precios del crudo se debía a un acto de traición: "Por lo menos se debe parcialmente a motivaciones políticas y es el resultado de una conspiración contra los intereses de la región, el pueblo musulmán y el mundo musulmán". Posiblemente Rouhani se refería al rechazo por parte de Arabia Saudita de recortar los niveles de producción.

Irán exhibe un altísimo grado de vulnerabilidad fiscal ya que su presupuesto fue calculado en base a $130/b y ahora se ve obligado a una muy considerable merma de sus ingresos fiscales. Detrás de bastidores se encuentran las negociaciones en las cuales las principales potencias occidentales intentaran doblegar a Irán en cuanto a su capacidad de desarrollo de energía nuclear a cambio del levantamiento de sanciones económicas lo cual permitiría exportar más de un millón y medio de b/d. Esto representaría un nuevo flujo de suministro que impactaría negativamente sobre el nivel de precios del crudo.

El mundo petrolero sacudido por tres desequilibrios

Son tres los procesos que buscan un nuevo equilibrio al haberse trastocado las condiciones dinámicas imperantes al inicio:

i) oferta y demanda o producción y consumo.

ii) ingresos de divisas y gastos de las mismas lo cual se traduce en una realidad fiscal cuyo punto neutro de estabilidad (ni se pierde ni se gana) se conoce como el break-even point.

iii) los costos de exploración, extracción y producción vs el valor de venta.

Rusia en dificultades

El caso de Rusia ilustra las dificultades en material fiscal que enfrenta una de las grandes economías del mundo pero fuertemente dependiente de la exportación de su petróleo y gas lo cual representa 68% de sus exportaciones totales y 50% de sus ingresos fiscales. Una consecuencia directa ha sido la devaluación durante octubre y noviembre, del rublo en 25%.

Ahora la moneda se encuentra en 52,50 rublos por dólar (cotización del 5 de diciembre). Desde principios de año la moneda oficial ha perdido 40% de su valor inicial a pesar de una fuerte restricción de la liquidez en efecto desde el 10 de noviembre con el fin de "liquidar a los especuladores" en frase del presidente Vladimir Putin.

Hace tres días, el Banco Central eleva la tasa de interés marcadora de 9,5% a 10,5% y hay frecuente mención de la imposición de un control de los capitales debido a que ya se han "quemado" $80.000 millones en el intento de defender al rublo sin resultados positivos.

Nigeria asediada

Nigeria, la mayor economía de su continente, ilustra las dimensiones de su reciente desequilibrio aun más agudo que el ruso, De un estado caracterizado por un importante superávit fiscal ahora tiene que enfrentar un difícil de manejar desequilibrio debido a su acentuada dependencia en cuanto a ingresos por exportación de petróleo -95%-  e ingresos fiscales -70%-. Obviamente, esta situación de desequilibrio se junta a profundos conflictos religiosos y políticos, a la interrupción de los oleoductos de suministro por fuerzas rebeldes y al robo de importantes cantidades de crudo.

Otro de los equilibrios venido a menos  es el precio de venta vs el costo de producción variable según la ubicación y composición de los yacimientos además de múltiples otros factores. Son cifras no disponibles a la luz pública pues tienen que ver con la rentabilidad y estrategia corporativa de las empresas. No obstante, se puede hablar con alguna exactitud de unos $40/b como promedio de los países miembros de la OPEP y más cercano a los $60/b al considerar países no-OPEP.

Obviamente, si el precio del crudo se sitúa alrededor de los $60/b o $70/b la rentabilidad de las empresas productoras desciende drásticamente y esto impacta negativamente la situación fiscal de las naciones en cuestión.

Varios países del Medio Oriente han tomado, desde hace décadas, la precaución de crear fondos soberanos de activos financieros en los cuales han invertido buena parte de sus ingresos petroleros.

Por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos crearon el Fondo Mubadala, Qatar tiene un organismo llamado la Autoridad para las Inversiones y Kuwait su Fondo Nacional. Venezuela, Nigeria, Irán e Irak no han procedido de la misma manera por lo cual se encuentran sin reservas para enfrentar la escasez de divisas.

$100/b  como precio “justo” es irreal

Proponer $100/b como meta para el nivel del precio internacional de los crudos marcadores significa anclarse en la irrealidad. El punto de equilibrio a ese nivel no solo no es estable sino es contraproducente pues a raíz de la dinámica desatada en el 2014 es evidente que serviría para dinamizar las extracciones no-convencionales de países no-miembros de la OPEP.

Esto redundaría casi de inmediato en una inundación de excedentes de suministro lo cual reduciría o eliminaría el déficit de naciones netamente importadoras e incentivaría  la aparición de nuevos ductos de exportación.

Más bien, habría que contar con un complejo proceso, lleno de altibajos, de aprendizaje de los principales factores involucrados para que el trompo eventualmente oscile alrededor de un nivel de equilibrio equivalente a unos $80/b. lo cual por lo menos nivelaría la competitividad en el mercado mundial.

jrrevenga@gmail.com