• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Marta Colomina

Como en la peor dictadura africana

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A fines de 2013, parte de la prensa internacional  ya calificaba el régimen  de Maduro como una dictadura . En febrero de 2015, The Wall Street  Journal editorializaba así:  “ya es hora de hablar de tiranía en Venezuela”.

Con la  gran derrota electoral  en las parlamentarias del 6D, la conducta dictatorial  de Maduro  y de su brazo político (tsj), han estallado tan ostensiblemente, que  ya no hay demócrata que no califique de dictadura  el desconocimiento  que el régimen  ha hecho de  la soberanía popular, al  usurpar las atribuciones constitucionales de la AN ; su acoso y censura a los medios de comunicación y su  negativa  a liberar a los presos políticos , cerrando así todas las vías democráticas, como  denunciase el también acosado presidente de la AN, Henry Ramos Allup.  

Al declarar “inconstitucional” la Ley de Amnistía, Maduro y su tsj  han desoído la  exhortación del Secretario General de la OEA, Luis Almagro  de que  “en Venezuela es necesaria  una ley de amnistía que devuelva a los presos políticos a sus familias”. Y aún peor:  el  Alto Comisionado para los DDHH, en su condición de portavoz de la ONU,  declaró esta semana que  “estamos muy ,muy  decepcionados y sorprendidos por la decisión del  Tribunal Supremo de declarar como inconstitucional a la Ley de Amnistía aprobada por el Parlamento, sobre todo teniendo en cuenta que el Gobierno venezolano nos solicitó nuestra opinión legal y nosotros respondimos que estaba en conformidad con los estándares internacionales  de los derechos humanos”. Es decir, que  el gobierno envió  la Ley de Amnistía a la ONU  en la convicción  de que iba a ser rechazada. Como Naciones Unidas certificó que el texto  estaba “en conformidad con los estándares internacionales de DDHH “, Maduro y su combo vergonzante  decidieron apostillarla con  la inconstitucionalidad que define sus actos .

La portavoz de la ONU  cuestionó  la  “falta de independencia del estamento judicial venezolano”  , clamó por “una reforma profunda del sistema judicial para garantizar su independencia del Gobierno”,  y  recordó  al Estado que “debe asegurar el respeto de los derechos y libertades de todos los venezolanos, incluidos los defensores de DDHH” .

El repudio a la decisión  del tsj , ha sido general:  el Congreso español apoyó la Amnistía y rechazó los denigrantes insultos de Maduro contra  Rajoy, con los votos mayoritarios del PP, Psoe, Ciudadanos ,PNV, y los anti-separatistas catalanes. Quien se abstuvo  (cuidando  los generosos cheques  de Chávez y de Maduro ) fue” Podemos “ .

La Internacional Socialista y otras organizaciones mundiales han declarado  que el “TSJ venezolano incurre el usurpación de poderes y desconoce la voluntad del pueblo”, al ir en contra de las decisiones democráticas del Parlamento venezolano”. También   EEUU acusó a Maduro de utilizar la judicatura (tsj)  y usar indiscriminadamente  a la  Policía” para  juzgar y detener de forma arbitraria a sus opositores”. Expresó, además, su “seria preocupación por la impunidad en el seno de las fuerzas de seguridad ” y apuntó que “se tomaron medidas para castigar a funcionarios de bajo rango por lo abusos, pero pocas  se adoptaron contra  altos cargos oficiales” y cuestionó el acoso contra los medios. A la misma tarea golpista está dedicada Tibisay, al negarse  a cumplir con   la entrega de  la planilla a través de la cual millones de venezolanos solicitaremos el referéndum revocatorio de Maduro.

Ocho semanas  consecutivas ha  venido prometiendo a la dirigencia opositora  la entrega , sin que la haya cumplido, a sabiendas de que el indecente retraso  del CNE impide  la salida de Maduro, vía referéndum.

La de Venezuela no es cualquier dictadura en la que solo hay represión y presos políticos , que ya es mucho. No. La hiperinflación, hambre, escasez,  violencia y corrupción  “siguen la senda de la peor dictadura africana “, como  publicase “The Economist”, al comparar los indicadores del régimen de Maduro con los del Zimbabue del dictador Mugabe.

El FMI calcula una caída del PIB cercana al 10%, e inflación entre 1.700 y 2.200% para 2017 .Con Maduro la inflación en alimentos ya superó el 1000% . El desastre es tal, que Caracas tampoco puede imprimir más dinero  ( a pesar de la impunidad  para delinquir otorgada  por el tsj)  ,porque “hasta el mes pasado  el BCV debía más de $ 250 millones por la impresión de billetes a la casa inglesa “De la Rue” .

Pdvsa debe a las 4 grandes empresas de servicios petroleros más de $ 2.300 millones, así que la Schlumberger está haciendo las maletas, El  incumplimiento de pagos  con Uruguay, Panamá, Brasil y Argentina y otros, nos cierra el crédito para alimentos  .Trato distinto le da  a su pana de  Nicaragua:“Media deuda nicaragüense de $ 3.500 millones manejada como alcancía, pasará a Pdvsa (publica “El Confidencial” de ese país). 

La pobreza  en Venezuela  aumentó  no con  la caída de los precios del crudo, como miente Maduro, si no  en los años de mayor ingreso petrolero :La Cepal  reporta que entre 2010 y 2013— con el   barril por encima de 100$  --la tasa de pobreza  subió 4,9% para ubicarse en 31,2%.

La encuesta   de la UCAB, UCV y SB  señala que “mientras en 2014, 48,4% de los hogares y 52,6% de las personas estaban en situación de pobreza, en el año 2015 la cifra ascendió a 73% y 76%.  El Cendas informa  que “por primera vez el salario mínimo sólo cubre 7,9% de la canasta básica y que en 13 años de control de precios, 9 han sido de escasez de productos básicos.

El informe de Encovi revela que el 50% de los venezolanos “descartaron” leche y huevos de su menú , que 3,5 millones de personas consumen  solo 2 comidas al día y que el 81% de la población presenta  en 2016 algún grado de pobreza.  

Si añadimos  que los hospitales venezolanos operan solo con el 5% de insumos y equipos  y que 46 bebés han muerto en el HUC en 3 meses ¿ qué deberíamos decirle  en su cara al Maduro empecinado en negarse  a recibir ayuda humanitaria internacional,   cuando desvergonzadamente  dice que  “En Venezuela la gente está rozagante y bonita?  ¿Y qué decirle cuando  cada día vemos a los  boliburgueses  en Miami con caballerizas y aviones,   o las juergas  y  blanqueo de los vástagos de los  enchufados  en pleno despilfarro, o se descubren cuentas   de maletín en Andorra o  Panamá  mientras  Maduro nos dice que “yo sufro mucho cuando veo a alguien pudrirse en corrupción?,  mientras   Julio Borges, denuncia que   Maduro  acaba de aprobar $  1,4 millardos   para “agricultura urbana en Cuba”, mientras  millones de venezolanos empobrecidos  se mueren de hambre y de enfermedades curables, por falta de alimentos y fármacos?  Las pruebas son irrefutables: el despilfarro, la ineptitud  y la corrupción chavista destruyeron  el país.