• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Elías Castro

Un pensamiento optimista en tiempos de adversidades

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay quienes dicen que en épocas de lluvias, unos se mojan y otros venden sombrillas. Otros creen que, en tiempos de guerras, unos lloran y otros venden pañuelos. Considero que estas celebres frases solo nos llevan al mismo punto. Superas el problema o te dejas llevar por él. Se trata de ver una oportunidad dentro de cada adversidad. He allí la clave del éxito y emprendimiento.

Es negativo creer que Venezuela no tiene solución. Me atrevo a decir que es incluso perjudicial para la salud, pensar que en este país no hay futuro, y empezar a actuar como si así lo fuera. Dejándose llevar por el pesimismo y siendo promotor de todo lo negativo.

Durante la jornada de comunicación social “La voz del comunicador emprendedor” en la Universidad Arturo Michelena, estado Carabobo, se lograron conocer distintas iniciativas que alguna vez empezaron como un simple sueño y que hoy en día son lo que son, un proyecto emprendedor con rotundo éxito. Estos proyectos se desenvuelven en el país y mejoran la calidad de vida de sus ciudadanos. Al final de la jornada, se dejó un mensaje claro a todos los presentes, es imposible creer que en Venezuela no hay futuro.

Se puede realmente emprender en Venezuela, se debe seguir apostando por este país, es que sin duda alguna, a pesar de las adversidades, este país con nombre de mujer, siempre ha salido adelante, gracias a su gente. Una cosa es la crisis (crisis pasajera, por cierto) y otra muy distinta es qué estamos haciendo para hacer de este país, un lugar mejor.

Es cuestión de imaginación y de las ganas que se tengan para seguir adelante. No podemos echar este país al olvido y mucho menos condenar a millones de venezolanos al fracaso. Podemos surgir y juntos hacer de este país algo mejor. Pues, gobiernos y crisis pasarán, políticos y problemas ideológicos  terminarán, pero nosotros seguiremos siendo venezolanos y lo que hagamos y dejemos de hacer por Venezuela marcará de alguna u otra forma nuestra historia. Entonces, ¿seguimos viendo trabas o empezamos a ver oportunidades?