• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Elio Gómez Grillo

El penitenciarismo europeo (I)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El penitenciarismo de los países europeos, en general, puede considerarse ecléctico, es decir, ofrece características diversas en cada nación.

Recorrí y estudié los penales de varios Estados europeos y esa fue la conclusión que obtuve. Me causaron la mejor impresión los sistemas penitenciarios de Bélgica y España.

En Bruselas, la capital belga, conocí un penal verdaderamente modelo. Una de sus características, por cierto, era que allí se aplicaba también la pena de encarcelamiento sólo los fines de semana, y se dejaba al sujeto en libertad de lunes a viernes, para el cumplimiento de sus deberes laborales, estudiantiles y hogareños. Recorrí otros penales belgas y en todos observé la presencia de un ambiente humano de trabajo, de estudio, de vida fresca normal.

En España visité penales en los cuales se le ofrecía al recluso un trato estupendo y excelentes condiciones de vida. Incluso, en una comida que me ofrecieron gentilmente penitenciaristas en Sevilla, tuve de interlocutor a un veterano director e inspector español de cárceles, quien me dio amplias informaciones sobre el penitenciarismo en su país.

Incluso, cuando hablamos de la violencia carcelaria, me dijo que en sus 38 años de experiencia como funcionario de prisiones, sólo conoció una que otra riña entre internos y la cifra de 2 homicidios.

Me causaron también excelente impresión los penales que visité en la Checoslovaquia de entonces. El director de una cárcel de máxima seguridad me refirió, cuando hablamos de la violencia carcelaria, que en los muchos años que llevaba dirigiendo ese penal, sólo ha habido un caso de homicidio entre internos. Y se le empañaban los ojos cuando recordaba a la víctima.

De la Inglaterra penitenciaria conservo también recuerdos muy favorables. Anduve por penales de Londres y poblaciones cercanas. En una cárcel de estas últimas me llamó la atención, por cierto, que toda la población penal trabajaba lavando la ropa de los habitantes de la región, como única fuente de trabajo.