• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Richard Blanco

Del oeste de Caracas para toda Venezuela

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una vez tuve un sueño; soñé con una Venezuela donde imperaban las oportunidades, no existían las revanchas, desconocíamos el ventajismo por parte de algún bando político, la economía de la nación no jugaba en contra de sus ciudadanos y la inseguridad no gobernaba nuestros horarios. Debo admitirlo, este fue un sueño recurrente por años y con base en ese ideal, que en ocasiones se dibujaba en nuestros anhelos como una quimera inalcanzable, fue el motor único que nos movió durante años al trabajo sin descanso. Luego me percaté de que ese ideal, ese sueño de país asaltaba el inconsciente de toda una nación desesperada por recuperar la Venezuela que muchos recordaban con nostalgia.

Y nuestro momento llegó...

La esperanza y el deseo de lucha nos tocó la puerta un 6 de diciembre, las calles se volcaron en un acto democrático y constitucional, porque los venezolanos se cansaron de sentirse vulnerados, se cansaron de que jugaran con su bolsillo, con su vida, con su integridad. La confianza que una vez depositaron a favor de un color se desvaneció y con él la posibilidad de superarse ante las adversidades, sin caminos que lo guiaran a su desarrollo personal y profesional, ya no hay quien se coma las mentiras de unos ladrones de cuello blanco que desbancaron al país, jugaron con malicia a tenerlo todo y ¡el pueblo se quedó sin nada! La ambición terminó por quitarles la careta.

Venezuela se reveló...

En esa fecha histórica y de la mano del voto consciente de millones de venezolanos eligieron el cambio; el 7 de diciembre hicimos lo propio y dejamos entrar la felicidad con un proyecto de vida real y unificado. Un nuevo Poder Legislativo es un hecho “irreversible”, desde ya tenemos una nueva Asamblea Nacional que a partir del 5 de enero de 2016 escribirá la historia con letras de cambio y unidad. Lo ocurrido ese domingo fue un acto de tenacidad sin precedentes, fue una jornada electoral ardua, cargada de nuevos rumbos, nuevos deseos de país, un rumbo que nos permita cohabitar sin ánimos de venganza; pues nuestra primera y única aspiración radica en el rescate de esta tierra, ella amerita con urgencia la reconstrucción social que merece el venezolano.

¡Gracias Venezuela! Infinitas gracias por la confianza y el apoyo en las urnas electorales, gracias por regalarnos y regalarse ustedes mismos nuevos aires de cambio y progreso, el mejor regalo para cada uno de nosotros ha sido respirar la felicidad de una renovación política en cada calle de esta lastimada pero noble nación. Gracias por el admirable desempeño cívico, porque con ahínco y sin ninguna sombra de miedo tomaron las riendas de su destino. Gracias porque en cada voto a favor de una oposición en unidad, marcamos el inicio de un escenario en esplendor. 
Somos mayoría innegable...

Ciertamente ellos abonaron el camino a punta de escándalos como el narcotráfico, escasez, e inseguridad, pero nosotros somos la cara de lo posible, somos la cara que les responderá y les cumplirá. Nuestras propuestas para el nuevo parlamento son el reflejo de lo que se requiere de primera mano, el rescate de la democracia en nuestro país, una democracia fraguada en el respeto a la protesta, el derecho a la vida y a la libertad. Somos mayoría calificada, algunos diputados somos reelectos quienes le brindaremos a los venezolanos no con fórmulas místicas que recompongan de un día a otro lo que el oficialismo pisoteó, y que nosotros con trabajo en equipo y sumo cuidado le devolveremos a Venezuela.

Si creyeron mantenerse en el poder eternamente se equivocaron, se ha develado lo que era un secreto a voces: ganamos Venezuela, ¡Sí SE PUDO!

 

*Presidente encargado de ABP

Ex preso político

@Richardblancoof