• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Yumber Vera

La nueva escalada de la electrónica venezolana

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante la semana pasada, Barcelona sirvió de escenario para que la música electrónica venezolana se apuntara otro acierto en su campaña de posicionamiento internacional. Las primeras alarmas las encendieron el domingo, y de qué manera, Rafael Garnica y Maurice Aymard, quienes participaron en una nueva fecha del Piknic Electronik, ciclo organizado en la capital catalana que se tornó en una vitrina europea para la música dance.

Ambos productores y DJ, establecidos en la Ciudad Condal hace ya algunos años, junto con la disquera que los cobija, Galaktica Records, se subieron a las bandejas del escenario erigido en el Antiguo Parque de Atracciones de Montjuic, y por las que también desfilaron esa tarde veraniega el artífice nacional Pablo Sánchez, al igual que el español Pablo Bolívar y la estrella de la jornada, Gui Boratto (ícono brasileño de las pistas de baile en todo el mundo), en uno de sus mejores momentos creativos. Lo que confirman los más recientes discos de cada uno, ambos lanzados en 2013. 

Debido a que Garnica encontró tempranamente su temperamento sonoro, elucubrado a partir de un house elegante y exquisito que se mece entre la sensiblería y el minimalismo, en su segundo álbum, Fool Again, el artista merideño, sin discusión el gran alquimista patrio de las pistas de baile (tan sólo superado en número de presentaciones por Fur Coat: tándem venezolano, también establecido en Barcelona, compuesto por Delete e Israel Sánchez, quienes revolucionan el dancefloor adonde quiera que vayan), se permitió la licencia de divertirse sobre ese estamento al invocar la nü disco, el pop y el dub para firmar su mejor título hasta la fecha. Mientras que Aymard, en Between Stars, disco coproducido por Pablo Bolívar, se rebela a su propia obra al franquear por el tamiz orgánico la impronta digital de los estilos cluberos, al invitar a un combinado de músicos amigos a poner sus instrumentos al servicio del house o del dub.  Lo que incluso le permitió al exponente caraqueño aproximarse al indie dance. 

No obstante, al día siguiente del asalto venezolano al Piknic Electronik, Simon Williams puso a la venta la versión digital de Bayou (el vinilo saldrá el 11 de agosto), EP debut de Sunny Graves, su proyecto definitivo tras su paso por el laboratorio sonoro Jahbitat y por la dupla Narwhal. El ex MC del legendario ensamble de dub y de trip hop Babylon Motorhome, primer acto de la cuna de Bolívar en participar en el festival barcelonés Sónar, en 2002, y quien fijó residencia en esa ciudad a partir de esa aventura, lanzó esta realización después de tantearla en la última edición de ese evento, en junio pasado, show en el que estuvo respaldado por las visuales de la catalana Ariadna Serrahima y de No-Domain (álter ego del artista visual caraqueño Joaquín Urbina). Lanzado por la etiqueta local Disboot, la más reciente producción del creador de origen guatemalteco, una de las más esperadas en la escena de la electrónica experimental española, intenta llevar al formato discográfico ese viaje psicodélico y ensoñador, al tiempo que arrollador, con el que se ganó la admiración del público europeo.