• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Francisco Paz

La nacionalización del rebusque

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Antes de que los sabihondos me acusen de irresponsable por utilizar una palabra que no existe (existir, para ellos, es estar en el diccionario), sepan que sí existe. Esto dice el mataburros (realista) de la Academia española: “rebusque. 1. m. Arg., Nic., Par., Ur. y Ven. Acción y efecto de rebuscársela”. y rebuscársela, según la misma fuente, quiere decir: “Ingeniarse para enfrentar y sortear dificultades cotidianas”.

Como puede verse en la lista con la que el DRAE nos provee de la localización en la que la acepción es usada, el rebusque existe exclusivamente para varios de los países del ALBA. Y como eso es una creación de la petrochequera venezolana, hoy exigua, Venezuela tenía que ser la primera de esa alianza en convertir el rebusque en una actividad primordial en la vida del país. El rebusque tiene la prioridad nacional, incluso por encima del derecho a la vida. Para quien no lo quiera creer, discútame las razones que le voy a explicar a continuación.

La punta de lanza de esta maravillosa industria, que debo decir no es creación del chavismo, es el control de precios. Lo que ocurre es que nadie antes, como ahora hubo de notarlo la cosa esta militar-incivil que vivimos, había notado las potencialidades que tenía esta herramienta para avanzar hacia un modelo de desarrollo potenciador de la pobreza tan efectivo. Nunca antes hubo tan pocas ganas de salir de la pobreza, de esforzarse para conseguir un mejor ingreso. Todo gracias al congelamiento de precios de una cesta básica de productos que no es que haga innecesario el dinero, sino que concentra en sí mismo la cualidad de convertirse en una fábrica de billetes.

No es eso todo, sin embargo. El control de precios apareja una característica que es casi toda una institución por sí sola: la cola. Tal es una de las expresiones mejor acabadas de la dimensión temporo-espacial que, al dinamizarse, multiplica a su vez la ralentización de todo aquello con lo que se relaciona. Por una parte, al ocupar todo el espacio disponible, disminuye cualquier oportunidad de florecimiemto a cualquier otro quehacer, aunque en realidad la cola sea un no-hacer. Por la otra, su capacidad para consumir el tiempo de los seres humanos es directamente proporcional al tiempo disponible. La cola nunca durará menos que la suma del tiempo que le puedas restar a toda otra actividad para dedicárselo a  ella.

Si bien el control de precios ha resultado igualmente efectivo como mecanismo generador de rebusque, tanto en el sector de los bienes, como en el de los servicios, hay un rubro que merece mención especial: la gasolina. El precio de este rubro encarna el prototipo del control de precios. Mientras su mantenimiento ha contribuido a empobrecer al país en general, mientras muy regresivamente le ahorra a los más pudientes lo que gastarían a diario por la quema de combustible, tiene una tendencia contraria a lo que marca el mercado, por lo que en Venezuela, si consideramos en divisas su valor. Por quince años el precio interno de la gasolina se ha diluido, mientras subió meteóricamente en el resto del mundo. Hoy, que está bajando en el resto del mundo, la central sindical gobiernera le exige al gobierno que lo suba. Quien gobierna, quienquiera que sea, lo mantiene y evita así el descalabro de la fuente de rebusque soñada que constituye. Para el rebusque que se internacionaliza con el pase del combustible allende nuestras fronteras, habría que dedicar capítulo aparte, pero sí diremos que es mucho más efectivo que el nacional y que encierra un secreto o más bien misterio: ¿Cómo es posible sacar una gandola de gasolina por una alcabala venezolana, vía Colombia, sin que nadie la vea? Oigo, leo y hasta me cuentan que eso pasa. Es como para no creerlo.

Pensaba agregar un apartado para extenderme sobre otro mecanismo exitosísimo de rebusque, como lo es el control de cambios, solo que este si ha ayudado a florecer una actividad formal de la economía como es la industria papelera y carpetera nacional. No lo voy a hacer, porque de eso ya han hablado muchos otros.

En apariencia, el chavismo ha logrado destruir el trabajo e ir sustituyéndolo por el rebusque, pero más que un cambio en la realidad ha logrado un cambio en la mentalidad de algunos venezolanos que han adoptado esos esquemas como modo de vida. Lo que queda por ver es si el rebusque sobrevive al derrumbe del precio del petróleo y florece de la misma manera. Quizás sí, si tomamos como indicio que según la Real Academia de la Lengua, el rebusque también se da en Argentina, Nicaragua, Paraguay y Uruguay.

Va de suyo que hablo de aquí y de ahora.

@Francisco_Paz_Y