• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Gustavo Roosen

Mientras el mundo avanza

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay momentos en los que el asombro ante las inmensas posibilidades que la innovación abre a la sociedad se estrella con la sensación de tren perdido y la constatación de un estado de cosas más parecido a la parálisis que al progreso.

Una visita a Silicon Valley, como podría ser a otro centro de desarrollo tecnológico, no solo sorprende por la ebullición innovadora y la actividad febril de las empresas que trabajan con las tecnologías de la información, sino por la orientación de su empeño hacia la popularización de esas tecnologías y su aplicación efectiva a la vida de la gente, a su economía, la salud, la educación. Por todo eso, si alguna revolución está realmente en marcha es la digital, la del Internet, la de las nuevas tecnologías, capaces de cambiar la vida de la gente, las relaciones sociales e incluso los conceptos mismos de comunicación, formación, participación y otros.

Está claro que el acceso a las nuevas tecnologías se ha convertido en la nueva medida del desarrollo. Así lo han entendido países como Nueva Zelanda, en donde están siendo instalados 20.000 globos que ascenderán a la estratosfera y permitirán proporcionar a grandes poblaciones acceso a Internet a velocidades más rápidas que las actuales. El proyecto se extenderá a países que comparten latitud, como Argentina, Chile, Sudáfrica o Australia. También India y Brasil avanzan en esa dirección. Hacen parte de esta corriente mundial que trabaja para que cada vez más personas tengan acceso a Internet y se sumen a los 3.000 millones de usuarios que la Unión Internacional de Telecomunicaciones registra para este año, de los cuales solo 32% pertenece a países en vías de desarrollo.

Aprovechando tecnologías ya disponibles y en alianza estratégica con las empresas que las promueven, India y Sri Lanka vienen desarrollando tres iniciativas destinadas a poner la innovación al servicio de la salud. La diabetes, las alteraciones de la tensión y el asma tendrán un nuevo modelo de seguimiento y control de gran utilidad para la prevención. La iniciativa cobra dimensión cuando se piensa que casi la mitad de la población china sufre hoy en día de una condición prediabética y que podrá mantenerse conectada con los hospitales en un programa de seguimiento permanente.

Las iniciativas en materia de educación no hacen sino multiplicarse. A modo de ejemplo, citaré solo dos. Primero Khan Academy, fundada por Salman Kkan, un estadounidense de origen asiático (madre india, padre bangladeshí). Se trata de un sitio web con más de 4.300 cursos gratuitos de aprendizaje en video, cuya traducción al español y al portugués está ya en proceso. Creado en 2006, superó ya los 6 millones de usuarios en más de 200 países. El segundo es Duolingo, un sistema gratuito para el aprendizaje de idiomas por Internet (inglés, italiano, francés, alemán, portugués y español; pronto mandarín, japonés y ruso) lanzado en 2012 y que cuenta con más de 25 millones de usuarios. Su creador es el joven guatemalteco Luis von Ahn (34 años). Son ejemplos de una tendencia: la difusión del saber dependerá cada vez menos de las universidades con concepto de claustro, y la calificación para el trabajo también cada vez menos de los títulos y de la educación formal.

Todas estas experiencias ilustran un mundo que avanza, pero sobre todo el efecto positivo de la confluencia de innovadores, empresarios, sociedad civil y responsables del diseño y aplicación de políticas públicas. Ejemplifican un tipo de innovador con la mente en el servicio a la sociedad, un modelo de empresario dispuesto a apoyar iniciativas con contenido social y unos líderes capaces de comprender la dinámica del presente y de convocar a la cooperación y al trabajo productivo. Cuando se logra esta integración hay lugar para la esperanza y el optimismo. No es, desgraciadamente, el caso de la Venezuela de hoy, donde, según encuestas muy recientes, 81,6% de la población evalúa de negativa la situación del país, 80% considera equivocado el modelo económico y un alto porcentaje manifiesta su apoyo a la empresa privada y su rechazo al intento de ahogarla. En los países en los que ocurren avances los líderes están buscando otra cosa, muy diferente al inmediatismo, el atraso y la pugnacidad en los que estamos enfrascados.

 

nesoor10@gmail.com