• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alexis Alzuru

A la militancia socialista

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Que el presidente no construya acuerdos con la MUD se podría aceptar; pero que no lo haga con partidos y organizaciones que han sido sus aliados es una muestra inequívoca del callejón donde lo metieron sus colaboradores. Nicolás Maduro está aislado por el grupo que busca sacarlo del poder. Un gobernante solitario es una presa fácil. De hecho, su popularidad descendió 7 puntos en menos de un mes. Sin embargo, sus amigos quieren un desplome más veloz y hondo. Nicolás Maduro renuncia o deberá continuar sometido sin condiciones a la voluntad de Diosdado Cabello, Rafael Ramírez y Miguel Rodríguez Torres.

Venezuela se encuentra acorralada entre un presidente que se quedó solo y los apetitos de tres personas. La disyuntiva describe la tragedia en la que está el país. Pero también da cuenta de la responsabilidad que tienen los dirigentes del Polo Patriótico y los delegados al Congreso del PSUV. En la capacidad que estos sectores tengan de asumir su autonomía política se juega el futuro de la democracia. Un hecho moral que se concreta en la presión que ejerzan al momento de acordar las cuotas en instituciones como el CNE o el TSJ. En esas negociaciones cada dirigente rendirá tributo a su independencia o se arrodillará  ante la inescrupulosa trinidad roja.

Hay un sector del oficialismo que está resuelto a sacar cuanto antes y por la fuerza al presidente. A ese grupo nada los detiene. Agravan la escasez de productos, engañan a los deudores de la nación, simulan delitos, falsifican pruebas, detienen dirigentes y siguen reprimiendo. Todo un paquete diseñado para conspirar contra la estabilidad del gobierno. Por supuesto, Nicolás Maduro cada vez que declara lleva agua al molino de quienes trabajan para sacarlo de la jefatura del Estado. En especial, cuando habla sobre los problemas del país. Sus recomendaciones parecen una copia fiel de las de Juan Vicente Gómez. Tal como el generalísimo, arregla los problemas con represión, renta petrolera y burocracia. Sus ideas han evolucionado poco, se podría pensar. Lo cierto es que en un año creó más de cien instituciones entre ministerios, viceministerios, misiones y comisiones presidenciales. A pesar de la burocracia, la cotidianidad de los venezolanos es un deambular tormentoso por los nueve círculos del infierno de Dante.

La gente señala al presidente como único responsable de la debacle que viven. No culpan a Diosdado Cabello, Rafael Ramírez o al ministro Rodríguez Torres, aun cuando son los responsables. Ellos son los artífices de la violencia política, la quiebra económica y la inseguridad. Dirigen un teatro de operaciones desde donde administrantiempos, eventos y decisiones. La comunicación también la definen. Basta ver que mientras direccionan la responsabilidad de la situación hacia Nicolás Maduro, se presentan como apagafuegos; como los que  auxilian a un gobernante inepto cuyo mandato hace aguas por los cuatro costados.

Al presidente lo tienen contra la pared sus amigos. En especial, los tres lobos disfrazados de carmelitas descalzas. Nicolás Maduro ni siquiera se ha dado cuenta de que la solución al problema de la escasez que ofrece Rafael Ramírez perjudicará más su administración. Pues este ministro sostiene que el flujo de los dólares es un asunto de burocracia, no de consenso productivo. En su opinión el presidente debe concentrarse en firmar decretos y providencias, no en reestablecer las condiciones de la convivencia democrática. Demás está precisar, que Diosdado Cabello es el encargado de mercadear esta idea ante la opinión pública. A diario este diputado con mentalidad de teniente se encarga de bombardear el diálogo entre el gobierno y los venezolanos. Su labor ha sido tan eficaz que Nicolás Maduro no escucha a los militantes que lo apoyaron;  ni establece acuerdos con los partidos y organizaciones del Polo Patriótico. Los tiene como jarrones chinos. Sin embargo, tal vez llegó el momento para que la despreciada base socialista haga valer su voz y dignidad.

@aaalzuru