• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Astrid Barreiro

La moda y el libre mercado. ¿Por qué la moda de verdad funciona?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Vas a tu clóset y escoges, no sé, ese suéter viejo de color azul, por ejemplo porque quieres decirle al mundo que te respetas demasiado como para interesarte por lo que usas. Pero lo que no sabes es que ese suéter no es solo azul. No es turquesa. No es azul ultramar. Es en realidad, cerúleo. Y además te despreocupas del hecho de que en 2002 Oscar de la Renta hizo una colección de vestidos cerúleos. Y luego creo que fue Yves Saint Laurent, si no me equivoco, el que hizo chaquetas militares cerúleas. Luego, el cerúleo apareció rápidamente en las colecciones de ocho diseñadores. Y después se fue filtrando en las tiendas departamentales para luego ir a parar a un trágico Casual Corner donde tú, sin dudas, lo sacaste de un canasto de liquidación. No obstante, ese azul representa millones de dólares e incontables empleos y es algo cómico que pienses que tomaste una decisión que te exime de la industria de la moda”.

Miranda Priestly

Devil’s wear Prada

 

Yo soy una amante de la moda, me gusta seguir todas las tendencias, me gusta ver las semanas de la moda: París, Nueva York y Milán, y además me gusta porque la moda es una industria que de verdad funciona, nunca hay paros, nunca se escucha sobre rumores que entraron en crisis, no hay fallas; es una industria que podríamos decir que funciona casi a la perfección.

También soy amante de la política, los sistemas de gobierno, cómo funcionan las cosas; me declaro liberal; fiel creyente de la libertad individual y el libre mercado. Es el sistema que mejor funciona, cada quien tiene la libertad de elegir lo que quiere, hay pocas regulaciones a las empresas, hay inversiones privadas, se basa en el individuo.

Para que el libre mercado funcione no puede haber injerencia del Estado en la economía, debe haber respeto por el Estado de Derecho, y todo debe funcionar  bajo acuerdos voluntarios de intercambio; el mercado se autorregula bajo las leyes de oferta y demanda.

Cuando hablamos de un mercado libre, hablamos de un mercado donde el Estado no regule nada de lo que en este sucede: no regula precios, tampoco los salarios. El mercado existe una división del trabajo y el control de los medios de producción lo tienen los privados. El mercado en este caso se basa en acuerdos voluntarios de intercambio.

Para que exista un mercado sobre cualquier cosa, en este caso la moda; existen diversos factores: acción humana, diversificación del trabajo, propiedad privada, libre competencia y el estado de derecho.

Acción humana: para que podamos hablar de acción humana tienen que estar ciertos requisitos: tener alguna necesidad, controlar la voluntad y conocer diversas opciones. En la moda esta la existencia de la acción humana: tenemos ciertas necesidades que van desde estar vestidos hasta tener la ropa más innovadora; controlar la voluntad: yo decido lo que me quiero poner basada en lo que me queda bien y conocemos diversas opciones de ropa, vestidos, calzados que yo decidiré qué diseñar o qué ponerme.

Diversificación del trabajo: esto consiste en un trabajo en equipo en el cual cada quien cumple un papel importante en el cual se especializa, esto hace que el trabajo se haga bien. En la moda existe esto; está el diseñador que es el que dibuja el boceto, el grupo de costureras donde cosen los diseños, el publicista que se encarga de mercadearlos, las modelos que se encargan de modelarlo.

Propiedad privada: la propiedad privada es simplemente aquello que te pertenece, lo cual puedes controlar, usar y disfrutar los ingresos que esto te genere como quieras. Cada diseñador es dueño de sus bocetos y de su casa de modas, y cada diseñador recibe las ganancias de los diseños e indumentaria vendida.

Libre competencia: la libre competencia es cuando los productores pueden ofrecer los bienes y servicios y no serán regulados por el Estado, pueden competir con otros oferentes sin que nadie intervenga; solamente la capacidad de saber vender tu producto, la calidad y el valor que la gente sea capaz de pagar por este. En la industria de la moda vemos esto, no hay leyes que regulen lo que una casa de modas diseñe, a qué precio lo venda, cómo lo tiene que presentar, entre otras cosas.

En los países islámicos, por ejemplo, no hay ninguna regulación de lo que quieras diseñar, esto va regulado según los códigos sociales; por ejemplo, a las mujeres les gustan los vestidos elegantes, coloridos, llenos de pedrería y sobre todo cubiertos: mangas largas y que no enseñen el escote; si un diseñador quiere lanzar una colección de croptops y minifaldas lo más probable es que fracase su colección ya que va dirigida a público incorrecto. Sin embargo, si este diseñador decide lanzar su colección de croptops y minifaldas en Estados Unidos la colección, dependiendo de factores como innovación y estética, tendría más probabilidades de ser completamente exitosa.

Siempre se ha hablado de que la libre competencia no existe, que es imposible; si una empresa es muy grande es casi imposible que una empresa pequeña pueda entrar al mercado a competir con esta empresa porque la otra se la comerá; en pocas palabras el argumento utilizado es: el pez grande se come al pequeño. Para llevarlo al mundo de la moda pondré diversos ejemplos exitosos de diseñadores y tiendas que entraron a competir con otros más viejos y hoy todos son exitosos; ningún tiburón se los comió.

Entre las tiendas tenemos tres ejemplos: Zara, MNG y Forever 21, las tres conocidas y súper exitosas alrededor del mundo.

-Zara: es una cadena de modas originaria de España; se fundó en 1975, empezó en La Coruña, a la fecha tiene más de 2.085 tiendas en 87 países, tiene tiendas abiertas en cada uno de los 5 continentes.

-MNG: también conocida como Mango, se fundó en España en 1984 (9 años después que Zara). Esta tienda tiene hasta el momento 2.700 tiendas, 625 más que Zara. Cuando esta tienda se fundó, Zara ya se había expandido a otros países en Europa y ahora es más grande que Zara.

-Forever 21: Es una tienda que se originó en California en 1984 (el mismo año en que se originó MNG). Esta tienda es la más pequeña de las 3, posee 600 tiendas alrededor de los 5 continentes.

Estas tres tiendas tienen las mismas características, producen masivamente ropa a la moda, y cubren las cuatro temporadas: otoño, invierno, primavera y verano; la ropa tiende a ser muy económica, ofrecen ropa inspirada en las pasarelas de grandes diseñadores a muy bajo precio. Este ha sido el secreto del éxito.

Ahora comparemos diseñadores. Aquí experimentaré con tres casas de moda famosas en la actualidad: Carolina Herrera, Valentino y Zuhair Murad. Famosos diseñadores de distintas edades y que nacieron en distintos países y de diversas clases sociales.

-Carolina Herrera: una venezolana de familia muy adinerada de la sociedad caraqueña, además marquesa consorte por su matrimonio con el marqués Reinaldo Herrera; tiempo después de su matrimonio le revocaron el título noble. Nació en 1939 pero no fue sino hasta 1981 que fundó su propio imperio. A Carolina se le conoce por sus diseños sumamente elegantes y alejados de los excesos.

-Valentino: nació en Roma en 1932. Sus orígenes son de clase media. Fundó Valentino como casa de modas en 1959, se caracteriza por su famoso rojo Valentino, color predilecto cuando diseñaba; sus vestidos son muy femeninos, usa drapeados para destacar las figuras femeninas y está inspirado en la elegancia de su madre y el Hollywood clásico.

-Zuhair Murad: nació en Líbano en 1971. Su origen es de clase media. En 1999 hace su primera aparición en el mundo de las pasarelas, en la Semana de la Moda de Roma. Su estilo se caracteriza por ser femenino y sensual, con transparencias y escotes, también brillos.

Estos tres diseñadores son sumamente conocidos en el mundo de la moda y sus colecciones siempre son muy esperadas en las semanas de la moda más populares como las de Nueva York y París, los tres son de diferentes países, diferentes clases sociales y tienen estilos diferentes de diseño.

Como todo mercado, al haber demanda, es seguro que se generará una oferta. Hay gente que detesta la moda, su argumento es: “La moda es banal” o “solo es para gente egocéntrica. El mercado de la moda supo interpretar esa demanda, cuando los antimoda empezaron a utilizar ropa que no era agradable o favorecedora estéticamente y si al mercado salían blusas blancas entalladas, ellos utilizaban blusas negras holgadas. Para los antimoda se creó un mercado, la moda supo identificar lo que no le agradaba ciertas personas que por alguna razón no querían formar parte de “gente banal y egocéntrica”, y se creó un mercado exclusivo para ellos, un mercado tan popular que la gala del MET del año 2013 se llamó “Punk del caos a la alta costura”. Esta moda es todo lo contrario de lo que se ve en pasarela y en tiendas de ropa. Ropa que no tiene ninguna estética, pero que a ellos les satisface y la consumen, y diseñadoras de moda como Vivienne Westwood han sabido aprovechar, y los antimoda compran tanta ropa de este estilo como los declarados fashionistas consumen ropa que sale cada temporada.

La moda también es una manera de expresarse de cada individuo, la moda ha sabido cómo absorber las necesidades de la población y vendérsela bien sea a través de diseñadores famosos o tiendas como Zara. La moda es parte de la vida de cada uno.

Las personas usan la ropa como extensión de su personalidad, usan colores dependiendo de cómo se sienten anímicamente, marcan su estilo a través de prendas determinadas, por ejemplo: un rapero no se vestirá igual que un rockero. Cada individuo utiliza la moda como mejor le parezca y destacan las partes que más le agradan de su cuerpo; si a una persona le gustan más sus piernas que su torso es probable que esa persona utilice más faldas que pantalones, y más camisas holgadas que entalladas.

La moda le llega a personas de todas las clases sociales, se ha sabido expandir y llega a donde otros mercados no llegan. Puedes comprar en tiendas exclusivas si tienes el dinero; pero si no lo tienes, puedes dirigirte a tiendas que te ofrecen productos muy parecidos a los que están en tiendas de diseñadores por un precio considerablemente menor.

Cuando alguien dice: “El libre mercado no funciona” y “para que el mercado funcione necesita intervención” piensa en esto, piensa en la moda, en lo que llevas puesto; piensa en qué pasaría si el día de mañana en cualquier país un gobernante decide que ya no se puede usar color rojo; que hay cierto tipo de telas que no pueden usar; que para la ropa hay un “precio justo” o que hay que usar el diseñador que sea originario del país porque eso es producción nacional, pero resulta que esa persona nunca ha diseñado para tu estilo de cuerpo y te veas obligado a usar por ejemplo minifaldas cuando no te gustan tus piernas; y pregúntate: ¿la moda funcionaría igual con todas estas trabas? Si has llegado hasta aquí, probablemente sabrás la respuesta.

 

*Estudiante de Estudios Políticos y Administrativos

Miembro de Cedice Joven