• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Emiro Rotundo Paúl

El meollo del problema

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es lamentable nuestra incapacidad de llamar las cosas por su nombre y de concretar, por encima de sus múltiples manifestaciones, la naturaleza real del problema que nos agobia desde hace quince años. Menos aún somos capaces de plantearlo en forma terminante y de construir a partir de allí un piso firme para la acción, sea ésta la de combatir o debatir.

Discutir sobre la violencia, la inseguridad, la inflación, la carestía de artículos de primera necesidad, las manifestaciones, la represión, las torturas, las persecuciones, etc., sin identificar el origen común de todas esas calamidades y creer que sin ese previo requisito se puede entablar un diálogo fructífero con el poder es  una ingenuidad.

La causa fundamental de todo lo que está pasando es que el Estado en su conjunto (no el Poder Ejecutivo o gobierno, que no tendría la capacidad de hacerlo) está empeñado en imponer a la población venezolana un sistema político, económico y social basado en el castrocomunismo cubano. Esta afirmación es fundamental. Si no creemos que la misma sea cierta, a mi modo de ver, no hay nada más de que hablar. Pero si estamos de acuerdo con ella, proceden entonces otras consideraciones.

Todas las encuestas de opinión, nuevas y viejas, señalan que la inmensa mayoría de los venezolanos no está de acuerdo con el comunismo. El hecho de que la mayor parte de los que apoyan al chavismo no asocien todavía a ese régimen con el castrocomunismo no altera para nada la naturaleza del problema, por el contrario, lo determina y lo hace posible.

¿Alguien, en todo este proceso conflictivo, le ha propuesto al gobierno-Estado de Venezuela lo siguiente: nos vamos a sentar a discutir con ustedes sólo si están dispuestos a poner sobre la mesa el proyecto político que sustentan, para que entre todos lo discutamos, lo reformemos y lo hagamos compatible con las ideas, los intereses y las aspiraciones de todos los sectores que integran la sociedad venezolana? No, eso no ha ocurrido.

Si tal planteamiento se hiciera, se podría de manifiesto inmediatamente la verdadera naturaleza del problema, porque el gobierno-Estado respondería automáticamente que no está dispuesto a  un nuevo Pacto de Punto Fijo ni  a una claudicación de los “principios” bolivarianos, que la “revolución” no es negociable, etc., etc., todo ello de conformidad con la alienación propia de la ideología marxista-leninista. El proyecto socialista del chavismo cuyo máximo inspirador es a todas luces Fidel Castro (quien lo ha definido sin tapujos como comunismo mondo y lirondo) es el fin último e irrenunciable del régimen. Nunca lo han expresado en esos términos, pero todas sus acciones conducen a ese objetivo

Compréndase finalmente, que una exigencia como la señalada arriba es inaceptable por parte del chavismo, porque ella, de ser llevada a cabo, significaría, efectivamente, el fin del régimen y su inserción en un estado de cosas propias de un sistema democrático normal, natural, cónsono con el discurrir histórico del mundo, y no con la “revolución bolivariana” que intenta derrotar al “imperio”, sustituir al “capitalismo” y formar al “hombre nuevo”.

Por esas razones el problema en Venezuela no se resolverá por medio del diálogo, sino por hechos y circunstancias de mayor relevancia, que en estos momentos no podemos precisar, pero que indefectiblemente habrán de ocurrir, porque así lo determina la realidad de la Historia.