• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Antonio Ledezma

Las mentiras del gobierno

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando  voceros muy autorizados   afirman  que el modelo económico del gobierno, es “profundamente exitoso”, llegan a nuestra memoria unas declaraciones del difunto presidente en las cuales afirmaba que “Cuba es el mar de la felicidad, y hacia allá va Venezuela”.  La isla caribeña fue convertida en un país en ruinas, con un pueblo  sojuzgado por la infame tiranía de los hermanos Castro durante  55 años. Ese es el modelo que nos quieren imponer, y ya  tienen arruinada nuestra economía.

Tales afirmaciones –un verdadero exabrupto-   constituyen  otro  eslabón de esa larga cadena de mentiras a las cuales nos tiene acostumbrados el régimen.  Ni siquiera haciendo toda suerte de malabarismos numéricos,  se puede explicar que constituya un éxito elevar la inflación de un país  a cerca  del 70 por ciento. 

Lo cierto de todo esto, es que existe honda  preocupación por la situación económica del país, cuyos desaciertos,  cada día golpean más el bolsillo de los venezolanos. Es necesario que se apliquen medidas efectivas y viables para contener la ola inflacionaria que ya se hace insoportable. Que el pueblo pueda trabajar y ganar lo suficiente para comer bien y completo, que tenga esperanzas para un mejor futuro de sus hijos, sabiendo que están recibiendo la mejor educación para el trabajo, que se duerma con tranquilidad y que se salga a la calle sin el temor de ser víctimas de la delincuencia.

No es posible que hoy los venezolanos no tengamos tranquilidad en ninguna de estas áreas, porque aunque el barril de petróleo esté cotizado en 100 dólares, el pueblo es más pobre que nunca. No hay ninguna justificación que pueda explicar cómo es posible que en un país inmensamente rico, exista gente viviendo en paupérrimas condiciones.

Es posible resolver los problemas que afectan a los venezolanos, pero es necesaria la voluntad política, la planificación y la buena administración, pero de todo eso carece el gobierno. Con los ingresos que  se obtienen,  sería posible garantizar mejores condiciones de vida, pero lamentablemente esos dineros los malbaratan, se los roban o los invierten inadecuadamente. Agua, salud, educación, seguridad, servicios públicos eficientes, abastecimiento y  empleo bien remunerado, es lo que se le debe garantizar al pueblo.

 Aquí estamos atravesando una crisis real: una crisis institucional, porque los poderes han perdido autonomía; una crisis económica por la aplicación de erradas políticas;  una crisis de incompetencia del gobierno, que no  garantiza la seguridad; y una crisis moral porque son públicos los hechos de corrupción que no son penalizados.