• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Manuel Aguilera

El mejor/peor oficio del mundo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“El periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad. Nadie que no la haya padecido puede imaginarse esa servidumbre que se alimenta de las imprevisiones de la vida. Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso. Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente”. 

Son palabras de Gabriel García Márquez, pronunciadas el 7 de octubre de 1996, durante la 52ª Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa celebrada en Los Ángeles. Su célebre discurso tuvo como título “El mejor oficio del mundo”. 

El pasado jueves, cuando Osmin Martínez, subdirector de Diario Las Américas, entró en mi oficina para comunicarme que había saltado la noticia del fallecimiento de Gabo sentí primero el dolor ante la pérdida de un colega, antes incluso de la del escritor que más me ha hecho disfrutar de la literatura. Cocinero antes que fraile, el Premio Nobel se convirtió en novelista a fuerza de cronista. 

Inmediatamente, busqué su histórico discurso ante la SIP en Internet y volví a leerlo como el enfermo del pulmón que necesita de una máquina de oxígeno. Después, entre las centenares de imágenes que de él existen en Google, escogí una en la que aparece en una sala de redacción frente a una máquina de escribir y la colgué junto a este texto en mis perfiles de Facebook y Linkedin: “Dijo una vez Gabo que el periodismo es el mejor oficio del mundo. A mí me convenció y llevo haciéndole caso desde hace 25 años. Se ha ido García Márquez cuando corren los peores vientos para nuestra profesión. Se nos ha ido la persona pero su inspiración permanece con nosotros. Seguiremos trabajando, haciendo crónicas, contando historias para intentar llegar a los corazones de la gente como él lo hacía. Descanse en paz, Gabriel García Márquez. Hoy las banderas de Macondo ondean en nuestros corazones a media asta”. 

El mismo día en que se fue el maestro colombiano nos enteramos que, según un estudio de un portal de empleo, la de periodista -junto con la de leñador- es la profesión con peores perspectivas de futuro en Estados Unidos.

2014 ha sido un año nefasto para el oficio de reportero, que ocupa la posición 199 en un ranking de 200 elaborado por CareerCast. El estrés que produce, las bajas posibilidades de encontrar una posición, lo ajustado de los sueldos y un panorama de futuro en el sector que no invita a alegrías dejan al que fue “el mejor oficio del mundo” a las puertas del infierno. 

No me queda otra que engancharme a mi máquina de oxígeno: volver a leer el discurso de Gabo.