• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Froilán Barrios

Los mazazos de Diosdado

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Primero fue el ministro de Interior y Justicia, Rodríguez Torres, el 2 de mayo en cadena nacional, quien me implicó en presuntas conspiraciones y magnicidios, fabricados en laboratorios propios de las policías políticas más tenebrosas del planeta, con el objetivo de amedrentar, agredir verbal y físicamente a quien se oponga a la farsa antidemocrática que gobierna Venezuela.

Ahora le tocó el turno a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, quien en el programa Con el mazo dando del 19 de junio, publicitado por VTV en uno de sus espacios “Los mazazos de Diosdado”  el número 09 precisamente, utiliza el único arsenal intelectual que posee, la calumnia para arremeter contra acciones sindicales.

¿Qué señala el personaje de marras?, “suministrarle logística (dinero) a un trabajador petrolero” quien viniera a Caracas a protestar con petroleros desempleados, el mencionado trabajador, según opina el presidente de la AN “se quedó con los cobres como dicen los maracuchos, suministrados para fines personales”. Luego remata la faena con el manido argumento de participación en conspiraciones y magnicidios.

La realidad es que 60 ex trabajadores petroleros desempleados viajaron a Caracas a denunciar al Sisdem (sistema de empleo petrolero), ya que este organismo coordinado por Pdvsa no atiende sus peticiones de empleo hace más de 5 y 6 años en la Costa Oriental del Lago, lo que condena a la miseria y hambre a las familias de estos trabajadores. Por tales motivos iniciaron huelga de hambre ante la sede de la OEA, los protestantes solicitan ser oídos por entes  nacionales, ministerios, Pdvsa, y denunciar a gerentes de la petrolera estatal por utilizar el Sisdem para ingresar a familiares  y amigotes y no a centenares de trabajadores petroleros calificados.

Notificado de esta situación acudí como sindicalista perteneciente a Fadess a solidarizarme con este conflicto laboral, con quienes representan la situación vivida por miles de desempleados petroleros del sector de contratistas a escala nacional, aportándoles propuestas orientadas a lograr soluciones a su dramática realidad, siendo por cierto muchos de ellos simpatizantes del chavismo y afines al PSUV. Con esto reafirmamos la convicción de apoyarlos moralmente, ya que simplemente son trabajadores y sus derechos constitucionales están siendo violados. Al parecer para este régimen es un delito apoyar a los más débiles.

Para toda la opinión pública luce evidente que el caso planteado, como el de cientos de venezolanos, sindicalistas y dirigentes políticos es tratado con la complicidad absoluta de los poderes públicos. Primero actúa el Ejecutivo, luego con la misma orientación el Legislativo, preparando la escena para que la Fiscalía y el Poder Judicial en alarde de efectividad emitan órdenes, sentencias, para así silenciar la protesta en la menguada hora que vive nuestro país en materia de libertad de expresión y derechos sociales y políticos.

Si a un diputado constituyente no le dan derecho a réplica ¿que quedará para el resto de los trabajadores y ciudadanía en general?