• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Ismael Cala

Diez maneras de motivar la lectura en los niños

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

pesar del desarrollo de las redes sociales y los medios electrónicos de comunicación, considero que el libro sigue siendo un arma esencial para la cultura y la educación humanas. 

La nobleza y la relevancia de un libro nunca formarán parte del pasado. No importa que algunas mentes adormecidas por la tecnología lo consideren un objeto anacrónico, solo con valor museístico. 

Fomentar el hábito de lectura se convierte hoy, más que nunca, en una tarea impostergable, sobre todo en niños, desde las edades más tempranas. Incluso, cuando no hayan aprendido a leer. 

¿Cómo? Leyendo para ellos. 

Hoy comparto contigo diez técnicas que motivarán al niño y, a la vez, permitirán que cuando le leamos, lo hagamos de una manera más entretenida y provechosa. 

Leerle diariamente en voz alta, pero con medida, sobre todo antes de dormir. 

Permitir que el niño tome el libro en sus manos y que él mismo cambie de páginas si lo desea. 

Leer con intenciones, interpretar personajes, utilizar gestos, aprovechar los sonidos onomatopéyicos. 

Si el niño ríe, esperar a que termine para continuar con la lectura. 

Cuando la familia es bilingüe, nunca leerles en el idioma de la escuela. 

Si no le gusta la historia y el niño se aburre o prefiere dormir, dejar de leerle. 

Permitir, dentro de lo posible, que seleccione la historia que desea escuchar. 

Hacerle preguntas sobre la historia, para tener una idea de su nivel de comprensión y, a la vez, estar preparados para responder cualquier pregunta. 

Comparar la historia y los personajes del libro, cuando sea posible, con la vida real, con el ambiente que lo rodea: personas conocidas, familiares y hasta con mascotas. 

Explicarle la puntuación. 

Si ya el niño es capaz de leer, hacerlo juntos, un rato cada uno. 

G ü n t e r G r a s s, p re m i o Nobel de Literatura y autor del clásico El tambor de hojalata, comparte con nosotros una bella idea: No hay espectáculo más hermoso que la mirada de un niño que lee. 

De nosotros depende que podamos disfrutar de ese hermoso espectáculo. Para lograrlo, estamos en la obligación de promover entre los menores el hábito de la lectura; por supuesto, sin pretender aislarlos del andamiaje tecnológico de estos tiempos.