• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

La mala conciencia oficial

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los resultados de las elecciones presidenciales (¿fraude?) y de las elecciones legislativas (¿avance?), el inicio de un año en el que se espera de todo menos prosperidad (¿ruina?), la falta de señales para que algo cambie (¿agotadas?), y la parálisis de una oposición agraviada, acosada, agavillada, perseguida, que solo se sacude y da señales de vida en época electoral (en 2014 no hay elecciones), seguramente producirán renuncias, sustituciones, quítate tu… que pudieran empeorar las cosas en la Mesa de Unidad Democrática por causa de las muchas agallas (recuerdo a Leoncio Martínez: cuando digo Leo, leo poldo)… Lo prudente sería mantener a Ramón Guillermo Aveledo en la secretaría, pues lo ha hecho bien y podría hacerlo mejor ahora que no hay excusa para no salir a la calle. 


Un gobierno (Estado, partido, iglesia) bárbaro y autoritario, sin doctrina, programa ni objetivos (el Plan de la Patria es un conjunto de simplezas) debería venirse abajo con su fundador, mentor, inspirador, como ocurrió con Copei sin Caldera: sus famosas “especificidades de la democracia cristiana”, puro donaire, oropel, nada, no fueron suficientes para mantener amalgamada la organización.

Entretanto Bigotón no pierde una: todas las plastas (término favorito de Corazón de la Patria) puestas por su gobierno, sumadas a las que puso su antecesor durante 15 años, se las atribuye a la “derecha apátrida”, especialmente la bendita inflación que tiene a todo el mundo endeudado hasta el cuello, según él “inducida”, o sea “provocada”, sin tener la más rúcana idea de lo que dice.

Le habrán advertido que la devaluación decretada, más la otra que denominan instrumental (Sicad), la excesiva emisión de dinero, las distorsiones del control de cambio, la severa contracción del aparato productivo y como si lo anterior fuera poco, la descapitalización del país por las grandes transferencias visibles e invisibles de capital que realizan sus boliburgueses al exterior, preferiblemente Singapur, conducen a la estanflación: caída del crecimiento, aumento de desempleo e inflación que ya estamos padeciendo. 

La ministra acuseta, hermanita del alcalde Amorcito Corazón, elaboró una lista de opositores que viajaron al exterior y Bigotón remató la delación con otra de su cosecha: dijo que “viajan a Aruba y de allí, disimuladamente, cojen hacia Estados Unidos”, sin duda para recibir dinero y órdenes… Y de nuevo endosa su mala conciencia, pues pasó más de una semana en Cuba rindiendo cuentas y recibiendo instrucciones.