• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

César Tinoco

Una inútil ley populista

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Según lo reporta la prensa nacional, la Asamblea Nacional aprobó en su sesión del 19 de mayo el proyecto de "Ley que regula las actividades del Sistema Nacional de Cajas de Ahorro, Previsión y Crédito Popular". Durante la sesión, algunos de los argumentos esgrimidos por diputados de la oposición para venderla fueron:

“Fortalecer el sistema nacional de ahorro…”.

“Estamos poniendo en evidencia que la AN está en sintonía con el pueblo…”.

 “Esta ley promueve el ahorro no solo para los trabajadores formales, pues también está dirigida a los trabajadores que no tienen patrono, ya que esta es una ley democrática y profundamente social”.

Estimados lectores, se habrán dado cuenta: puro bla bla bla populista. Muy similar al cuento de Rafael Ramírez con el Fondo de Ahorro Popular y el “Petrorinoco”: "constituye un mecanismo de ‘inversión’ cuya finalidad es la de ‘preservar’ el ahorro del pueblo y los trabajadores". ¿Lo recuerdan?

Para ahorrar se requiere la concurrencia de tres condiciones: confianza en el futuro, una tasa de interés mayor que la inflación y por supuesto, excedentes de efectivo. ¿Están dadas tales condiciones en la Venezuela actual?

Según el presidente de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, la inflación subyacente (productos no regulados) de marzo fue de 540%, mientras que para el mismo mes, de acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros, el precio de la Canasta Básica Familiar, fue de 203.944 bolívares. Lo anterior quiere decir que, para poder adquirir dicha canasta, una familia de 5 miembros necesitaba gastar en marzo 18 salarios mínimos.

En un artículo de El Nacional, el pasado domingo 22 de mayo, titulado "Los venezolanos padecerán más inflación y escasez durante el segundo semestre", Blanca Vera Azaf nos ponía al tanto de lo esperado para los próximos siete meses: según datos de Ecoanalítica, la inflación en productos no regulados puede llegar a 1.238% al finalizar 2016 mientras que, para Síntesis Financiera, la inflación sería de 623%.

Según la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) realizada anualmente entre las universidades Central de Venezuela y Católica Andrés Bello y la Fundación Bengoa, el 28% de los venezolanos (8,4 millones de personas) están en el umbral de pobreza extrema, el 19% (5,7 millones) son pobres no extremos y el 34% (10,2 millones de personas) son nuevos pobres. Solo el 19% de la población (5,7 millones de personas) son considerados como no pobres. En pocas palabras, el 81% de los venezolanos son pobres.

De modo que, si nos atenemos a la inacción del gobierno para superar la crisis, el futuro en Venezuela se percibe con más inflación, más recesión, más escasez, una altísima tasa de homicidio intencional y mayor pobreza.

Lo que no explica ninguno, léase bien, ninguno de los 169 artículos del mencionado y “profundamente” social proyecto de ley, y tampoco sus “patrocinantes”, es cómo lograrán que esos 24,3 millones de venezolanos (8,4 + 5,7 +10,2) ahorren dinero en tales condiciones. ¿Dejarán de comer para ahorrar?

Si hay algo que demuestra la aprobación de éste proyecto de ley inútil, es que un sector de la oposición está perdiendo el tiempo en tonterías.



c.e.tinoco.g@gmail.com