• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Richard Blanco

La inseguridad es institucional

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El pasado 13 de mayo de 2013, Nicolás Maduro anunció con bombos y platillos lo que sería el proyecto número 22 de seguridad ciudadana denominado Plan Patria Segura. Hoy, como podemos ver, se cumple un año de lo que, a mi juicio, ha sido el “Plan Patria Insegura” que indica el fracaso continuado de las políticas públicas en materia de seguridad, producto de la incapacidad gubernamental.

Expertos son para establecer nombres que generen expectativas y fe en la colectividad que pide a gritos el resguardo de sus vidas y bienes. A continuación les recuerdo a todos mis lectores los planes ejecutados y fracasados desde el año 1999 hasta la fecha los cuales, supuestamente, “atacarían los altos índices delictivos”.

Plan Nacional de Desarme Carcelario, Plan Nacional de Seguridad Ciudadana, Plan Bratton (Alcaldía Metropolitana de Caracas), Plan Estratégico de Prevención de la Violencia, Plan Confianza, Plan Nacional de Control de Armas, Plan Piloto de Seguridad, Plan Integral de Seguridad Misión Caracas, Plan Estratégico Nacional de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Plan Caracas Segura, Plan Ruta Segura (Distrito Capital), Plan Noche Segura, Plan Autopista Segura (Distrito Capital), Dispositivo Bicentenario de Seguridad (activo), Operación Cangrejo, Madrugonazo al Hampa, Guardia del Pueblo, Misión A Toda Vida Venezuela, Operativo Madriguera (Distrito Capital), Plan Patria Segura.

El titular del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interior, Justicia y Paz, el mayor general del Ejército Miguel Rodríguez Torres, que, por cierto, será recordado tristemente como el “ministro agresor de estudiantes”, señaló que el objetivo del Plan Patria Segura, era “establecer un sistema de protección para el pueblo”. Este delegado para la seguridad le mintió al pueblo, y paso a detallar el porqué, esto no sin antes informar que los siguientes párrafos van dirigidos al funcionario en cuestión quien, sé, leerá este artículo.

Señor funcionario, usted fracasó con este plan porque el año pasado extraoficialmente se registraron en nuestro país 24.700 homicidios. Usted fracasó porque 18.000 bandas criminales aún operan a escala nacional (fuente: Fermín Mármol García); usted fracasó porque tenemos un déficit de funcionarios policiales –solo contamos con 74.000 efectivos de seguridad– para resguardar a 30 millones de habitantes que existen en nuestra patria.

Usted fracasó porque tenemos un déficit de investigadores para la materia criminalística. Expertos aseguran que para un país como el nuestro es necesario 30.000 investigadores en esa área; es decir, que apenas contamos con 6.100 y el déficit es de 300%.

De los 335 municipios solo 90 tienen policías municipales porque ustedes se han dedicado a eliminarlas, en vez de descentralizar los cuerpos de seguridad.

Usted fracasó porque en 2013 la cartera a su cargo recibió por la vía ordinaria, y por la de créditos adicionales autorizados por la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, nada más y nada menos que un total de 4,2 millardos de bolívares y, como decimos en criollo, no se le vio el queso a la tostada.

Ahora bien, en diciembre pasado la AN le aprobó al Ejecutivo un presupuesto nacional de 552,6 millardos de bolívares para el ejercicio fiscal del año 2014. De ese monto, 17%, es decir, 94,2 millardos van al Ministerio de Interior, Justicia y Paz.

El despacho dirigido por Miguel Rodríguez Torres se planteó 20 proyectos, pero solo 10 están centrados en “garantizar” la seguridad de la población. Para estas 10 tareas el Ejecutivo solo destinó 2,7 millardos de bolívares; en otras palabras, mientras 17% del presupuesto nacional se deposita en el Mppijp, solo 0,5% es dirigido a proyectos para la lucha contra la inseguridad durante este año.

Por solo citar estadísticas rojas producidas en el Área Metropolitana de Caracas, desde el 1° de enero hasta la fecha se han registrado aproximadamente 2.000 muertes violentas, 80% de estas en el municipio bolivariano Libertador, donde tenemos un alcalde ausente que no se dedica a gobernar, mientras  el hampa está haciendo de las suyas bajo la mirada complaciente de quienes constitucionalmente deben darles garantía de vida a los ciudadanos de este país, es decir, de quienes dirigen a mala hora el palacio de misia Jacinta.

Ya para concluir, le solicito que escuchen o, si prefieren, que lean algunas ideas para que este país salga del luto colectivo producto de familiares, amigos, vecinos y hasta visitantes que creían que Venezuela era segura. Primero depuren el Poder Judicial venezolano, que no se convierta este instrumento del Estado en un apéndice del Ejecutivo y no permita de ninguna manera la impunidad.

Segundo, implementen un plan agresivo para la transformación del modelo carcelario en Venezuela, que no haya más hacinamientos ni pranes, que estos centros carcelarios no sean universidades de delincuentes, por el contrario, se les reeduque para que cuando salgan de cumplir sus condenas puedan reinsertarse en la sociedad; les recomiendo revisar el programa penitenciario de la República Dominicana, llamado “El Milagro Dominicano”, el cual  tuve la oportunidad de revisar con sus creadores y, sin duda alguna, es innovador y productivo.

Tercero, doten de los más sofisticados y avanzados equipos logísticos a las policías del país (vehículos, motos, armamentos, chalecos), que permitan a los funcionarios estar más equipados que los choros, quienes hacen de la suya bajo la mirada complaciente de todos ustedes.

Cuarto, hagan un plan masivo de desarme en Venezuela.

Quinto, despoliticen los organismos policiales y designen a los mejores hombres y mujeres preparados para tal fin, que demás está decir hay muchos y excelentes en Venezuela.

Y, por último, revisen el Plan Maestro de Seguridad Ciudadana que preparamos bajo la coordinación del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, el cual fue recibido por ustedes y no han dado respuesta alguna. Seguro que ahí están los métodos para disminuir el auge delictivo en la capital de la república.

Los venezolanos quieren vivir en paz, con seguridad, sin miedo a ser asesinados, sin que les roben sus propiedades, sin ser secuestrados. Ustedes no han podido en estos 15 años, ¿creen que solos pueden hacerlo ahora?, esa es mi gran pregunta.

 

*Diputado a la Asamblea Nacional por Caracas