• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Gabriel Antillano

Un enfant terrible del cine

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante los años noventa, el director de cine Harmony Korine era un invitado regular en el programa de David Letterman, The Late Show. Sus apariciones, cargadas de humor negro y comportamiento extraño eran un éxito, aun cuando todavía el director no contaba con mucha fama por sus películas. Un día, sin explicar razones, Letterman vetó a Harmony Korine de su programa y se negó a entrevistarlo de nuevo. Las razones continuaron siendo un misterio.

El 25 de marzo del año pasado, David Letterman entrevistó al actor James Franco, amigo de Korine y coprotagonista de su última película Spring Breakers. Durante la entrevista, Franco, buscando acabar de una vez por todas con los rumores, preguntó las razones por las cuales Letterman vetó a Korine de su show. Su respuesta sorprendió al actor. «Fui a saludar y darle la bienvenida a Meryl Streep (segunda invitada del programa junto con Korine) y cuando entré en su camerino descubrí que no estaba allí», cuenta Letterman en respuesta. «Quien sí estaba era Harmony Korine. Lo encontré husmeando dentro de la cartera de Meryl Streep. Le dije que dejara todo en su lugar y se fuera de una vez por todas».

Harmony Korine, nacido el cuarto día de enero de 1973, no entró con normalidad al mundo del cine. Aunque creció con una buena educación cinematográfica de la mano de su padre, nunca cursó estudios formales sobre el séptimo arte. Pasó su adolescencia viviendo con su abuela en Nueva York y estudió un semestre de Escritura Creativa y otro de Administración. Luego abandonó los estudios para dedicarse a ser skater profesional. Y fue en un parque de skate, durante los años noventa, entre patinetas y drogas, que conoció al fotógrafo Larry Clark, quien le pidió que escribiera un guion para él. El guion debía ser sobre un grupo de adolescentes y el sida debía estar involucrado en la trama.

Tres semanas le tomó a Harmony Korine terminar el guión de la película Kids. Trataba de 24 horas en la vida de un grupo de jóvenes con drogas, alcohol, violencia, skate, irresponsabilidad y el tema de la reciente crisis del sida rondando en sus vidas. Larry Clark dirigió el guion de Korine y la película, alabada y odiada por la crítica, se convirtió en lo que muchos conocen como cult film (película de culto). Con un presupuesto de 1 millón, Kids recaudó más de 20 millones de dólares.

Su guion había triunfado y su sueño de ser patinador profesional tomó una nueva perspectiva. Harmony abandonó el skate y, valiéndose de los contactos que había hecho con el éxito de Kids, obtuvo financiamiento para escribir y dirigir su primera película, Gummo.

Gummo llevó a Harmony Korine a ser considerado uno de los directores jóvenes más interesantes y extraños del momento. Una narrativa desordenada, algunas escenas sin relación entre ellas, escenas de niños matando gatos, historias de abusos infantiles y especial atención a lo grotesco y lo extraño, fueron algunas de las características de Gummo que marcaron lo que seguiría en la carrera de Korine.

En un estudio realizado durante los años 1998 y 1999 se descubrió que había una red de contrabando en la mayoría de los colegios americanos. La mercancía no era droga, eran copias de películas en VHS que los estudiantes compraban a sus compañeros y se pasaban de mano en mano. Las más solicitadas eran Gummo y Kids.

Los temas en el cine de Harmony Korine son diversos, pero su atención a lo extraño y lo grotesco le han otorgado una serie de seguidores a través de los años. La adolescencia, la violencia, los excesos y lo lúgubre giran alrededor de su obra. Esta cuenta con películas como Mister Lonely, sobre una comuna de imitadores de personajes famosos, siendo el protagonista un imitador de Michael Jackson que se enamora de una imitadora de Marilyn Monroe que está casada con un imitador de Chaplin, quien es, además, el líder de la comuna.

La obra de Korine también cuenta con películas como Julien Donkey-Boy, sobre un esquizofrénico y su familia disfuncional, o Trash Humpers, sobre tres ancianos que hacen cosas socialmente incorrectas como fornicar en basura o exhibirse públicamente. Sin contar algunos de los cortometrajes artísticos que ha realizado el director.

No solo sus temas han sido atractivos al público, su forma poco convencional de filmar ha sido alabada numerosas veces, incluso por aquellos que no soportan la trama de sus películas. Sus obras extrañas con temas extraños han recibido excelentes críticas de directores como Gus Van Sant, Lars Von Trier y Werner Herzog.

Su última película, Spring Breakers, estrenada este año, cuenta con las actuaciones de actores famosos como James Franco, Selena Gomez, Vanessa Hudgens y Ashley Benson. La historia trata sobre un grupo de chicas (Gomez, Hudgens, Benson y Rachel Korine, esposa del director) que se van de spring break (vacaciones de verano) a Florida y conocen a Alien (interpretado por Franco), un rapero, criminal y contrabandista que las meterá en varios problemas convirtiendo sus vacaciones en una serie de crímenes y festejo sin control.

Cuando Harmony Korine habló de la trama de Spring Breakers, explicó que hizo la película porque jamás tuvo unas vacaciones de verano debido a su concentración en la patineta, y esta fue su forma de redimirse con el mundo de las fiestas. «La verdad, todas mis películas las hago por divertirme», explicó Korine. «Spring Breakers no es la excepción. El cine es divertido».