• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alexis Correia

24 horas ante un cascarón

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A la 1:00 de la mañana, entre videoclips de música llanera (a uno de ellos, Qué triste, de un artista identificado como Margarito Light, solo le falta un empujoncito para convertirse en nuestro fenómeno viral a lo Delfín Quishpe: búsquelo en Youtube), aparece un micro de desarme voluntario del Movimiento por la Paz y la Vida conducido por un tal Júnior Carrillo. A las 5:30 am, el mismo Júnior Carrillo pide enviar la palabra “Pelota” al 3218 en un espacio de datos de lotería, Tu real fortuna.

Fue una de las anomalías que presencié durante un acto tan arriesgado como ser enfermero hoy en Sierra Leona: una exposición de 24 horas a un canal que desde el 30 de septiembre, al parecer, funciona con personal indispensable para apenas mantener su señal en el aire, sin ningún tipo de producción propia: La Tele.

La Tele no es RCTV. Si desaparece, muy pocos se quedarán despiertos hasta medianoche para observar cuando baja el telón. De igual modo, es un canal que me toca una tecla. Más de una vez dio material de fruición para esta columna. No tengo estadísticas a mano, pero les puedo jurar que hubo un momento de la década pasada en el que La Tele sumaba más horas de producción nacional que los canales grandes. Muchas de ellas horas destartaladas y risibles, seguro. No importa. Sin revisar mucho, se me vienen a la mente espacios como Lo demás es lujo, con Coquito; Rumba, sol y playa y Los pepazos de la Pepa, que hasta se convirtió en un programa de culto en su género.

Actualmente, en un día determinado, la programación de La Tele la integran 13 horas de videoclips o conciertos (54%), 6 de espacios nacionales de fecha vencida (25%), 3 de programas esotérico-religiosos (12%) y dos enlatados extranjeros, También caerás y A cada quien su santo.

Resulta significativo que los únicos programas grabados diariamente son los que atienden al espíritu o los juegos de azar (ya sabe dónde hay oportunidades de negocio), y que son producidos fuera del canal. Por ejemplo, las dos horas de la Iglesia Universal del Reino de Dios a las 10:00 pm y los pronósticos de lotería de las 5:30 am, La tablita y el citado Tu real fortuna.

De vez en cuando, larguísimas cuñas de telemercadeo de dos minutos de duración: el rodillo mágico para pintar Ready Roller, los pantalones levanta-trasero Elegance Leggins, el sartén mágico Flip Jack, el sustituto de hisopos de algodón Wax Vac.

Si uno se sienta a ver los programas nacionales, por ejemplo, El guiso (gastronomía y humor) o Soy un boom (juvenil), podrá rastrear la fecha en que fueron transmitidos originalmente. El pasado martes, en el primero de ellos, el conductor Rodolfo Gómez Leal hizo comentarios de pesar que evidentemente se referían a las protestas del pasado febrero. En el segundo, las noticias de farándula remitían a enero.

A las 2:00 de la tarde, una experta en manualidad que no conocía, Rossana Carda, me enseñó cómo hacer bambalinas navideñas con culos de botellas de refresco de dos litros recicladas. Inmediatamente después vi el único programa de ejercicios de la historia que pasan a las 3:00 de la tarde: En forma, con Elio Gutiérrez.

Según la información de los canales que suministra el sistema de televisión satelital Directv, a las 8:00 de la noche se debió haber transmitido En contacto con Maduro, lo que no ocurrió (pasaron un concierto de una hora sin cortes de publicidad de un salsero, Junior González, lo que ocurrió también con Ricardo Arjona a las 8:00 de la mañana). Al parecer, La Tele se pega los viernes a la señal de Con el mazo dando. Son como mensajes desesperados en botella que tampoco le llegan a nadie. 24 horas frente a La Tele son otro síntoma y otra autopsia de un país.

@alexiscorreia